Atentan con una bomba-lapa contra un policía católico de Irlanda del Norte

  • El ataque se produce tras el anuncio del desarme de la Asociación de Defensa del Ulster

Un policía católico resultó herido ayer de gravedad en la localidad norirlandesa de Randalstown, en el condado de Antrim, por la explosión de una bomba colocada bajo su coche.

El agente acababa de subirse a su automóvil y circulaba por una calle próxima a su domicilio cuando el artefacto hizo explosión, según fuentes de la Policía.

El herido fue trasladado urgentemente al hospital más próximo mientras un equipo de artificieros se dirigió a la escena del atentado, que se atribuye a grupos disidentes del Ejército Republicano Irlandés (IRA).

La explosión se produjo a sólo unos kilómetros del cuartel donde, en marzo, miembros del IRA Auténtico mataron a dos soldados británicos.

Políticos de todos los partidos condenaron el atentado, que el ministro del Interior de la provincia, Paul Goggins, calificó de acción "vil, que repugnará a todo el pueblo de Irlanda del Norte".

También Mitchel McLaughlin, del republicano Sinn Fein que gobierna en coalición con los unionistas democráticos condenó "sin ambigüedades a los responsables de haber colocado ese artefacto en el automóvil del agente", a la vez que les instó a desistir de tales prácticas.

Danny Kinahan, del Partido Unionista Democrático, describió como "repugnante" el ataque y señaló que "cada vez que ocurre un incidente de este tipo, nos devuelven a los días oscuros del pasado".

"Han tratado de asesinarle y no vamos a permitir que los responsables sigan trayendo el terror a nuestra comunidad", afirmó por su parte el presidente de la junta supervisora de la Policía norirlandesa, Barry Gilligan.

Por su parte, David Ford, líder del pequeño partido Alliance (unionista moderado) hizo un llamamiento a la unidad. "La comunidad tiene que estar unida. Y estoy seguro de que lo estará", afirmó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios