TECNOLOGÍA

¿Y si el coche volador fuera una realidad?

  • La matriz de Volvo, la compañía china Geely, acaba de adquirir la empresa Terrafugia, una compañía que tiene previsto lanzar su primer coche volador en 2019.

¿Y si el coche volador fuera una realidad? ¿Y si el coche volador fuera una realidad?

¿Y si el coche volador fuera una realidad?

El fabricante de automóviles chino, Zhejiang Geely, propietario de Volvo Cars, ha completado la adquisición de la empresa tecnológica Terrafugia, que se encuentra en pleno proceso de desarrollo del primer vehículo volador, que lanzará al mercado en 2019.

Según los términos del acuerdo, Terrafugia continuará con su actividad habitual en su sede situada en Estados Unidos y seguirá centrándose en la misión de desarrollar automóviles voladores. En 2019, el primer coche volador llegará al mercado. Y en 2023, la empresa anuncia una nueva función para que ofrezca un sistema de despegue y aterrizaje vertical VTOL.

"El apoyo que Geely ha prometido para hacer que la visión de Terrafugia de un automóvil volador sea una realidad comercial no tiene precedentes, y asumo este papel con plena confianza para el futuro", ha afirmado el consejero delegado de Terrafugia, Chris Jaran.

Así es el Terrafugia TF-X. Así es el Terrafugia TF-X.

Así es el Terrafugia TF-X.

Por su parte, el fundador de la compañía, Carl Dietrich, ha añadido que Terrafugia nació con la visión de cambiar el futuro del transporte con prácticos vehículos voladores y "como parte de Geely Holding Group, estoy seguro de que podemos alcanzar esa visión".

"Nuestra inversión en la compañía refleja nuestra creencia compartida en su visión y estamos comprometidos a extender nuestro apoyo total a Terrafugia, aprovechando las sinergias proporcionadas por nuestras operaciones internacionales y nuestra trayectoria de innovación, para hacer que el automóvil volador sea una realidad ", ha señalado el fundador y presidente de Zhejiang Geely Holding Group, Li Shufu.

Así es este invento

Este coche o mejor dicho vehículo volador, conocido como TF-X, tiene alas desplegables con motores eléctricos gemelos unidos a cada extremo y que proyectan una potencia de 300 caballos.

Estos motores permiten a TF-X pasar de una posición vertical a una horizontal. Además, los expertos explican que el empuje será proporcionado por un ventilador de flujo guiado.

El vehículo podrá alcanzar una velocidad de crucero de 322 kilómetros por hora y cuenta con una autonomía de vuelo de 805 kilómetros.

Terrafugia señala que su objetivo es proporcionar un 'verdadero transporte de puerta a puerta,' con un vehículo capaz de ser estacionado en un garaje como un coche normal. Sin embargo, un avance de estas características necesita sistemas que un coche normal no tiene.

Así, el vehículo es semi-automático. Lo único que debe hacer el usuario cuando se monte en él es poner en marcha su computadora de control y escribir el destino antes de despegar. Será el operador TF-X quien tendrá la última palabra sobre si se puede aterrizar en el lugar señalado o si se debe abortar un intento de aterrizaje en cualquier momento.

En sus presentaciones, la compañía señala que  el vehículo despega por la inclinación de las hélices con motor eléctrico de 90 grados y, a medida que el vehículo se mueve para iniciar el vuelo, las hélices giran alrededor hasta quedar paralelas al cuerpo del vehículo.

Cuando se activa el ventilador de flujo guiado, las hélices dejan de girar y vuelven a su posición inicial, a lo largo de la nave.

Antes de su comercialización Terrafugia está realizando numerosas pruebas con un modelo a escala de una décima parte que está siendo probado en el túnel de viento de los hermanos Wright, en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT).

Los ensayos permiten probar todos los aspectos del experimento: desde las fuerzas de arrastre, la elevación y hasta el empuje.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios