"Hay mucha gente que en la moda lo está pasando mal"

Bajo el título de Obsesión introspectiva ha presentado Antonio García, cara a la próxima temporada otoño-invierno, sus nuevas prendas. Una impecable y sobria colección enmarcada dentro de un certamen, "Andalucía de Moda", que celebra su séptima edición con una notable reducción de nombres participantes fruto, posiblemente, de una crisis que no cesa de dañar a las diferentes áreas sociales. No obstante, García -presidente, además, de la asociación que vela por este sector en nuestra Comunidad Autónoma-, se muestra optimista en términos de presente y, sobre todo, de futuro. Tras los excelentes desfiles de ayer de Tolentino, Cristo Báñez y Tonalá, y el colectivo de José Puertas, Francisco Tamaral, Missey y Manuel Odriozola, nuestro entrevistado realiza un comprometido balance de la edición que nos ocupa.

-¿Cuál es su opinión al respecto de esta nueva andadura de Andalucía de Moda?

-Bueno, hay gente que, sin duda, se ha visto afectada por la situación que vivimos y, otra, por ese cambio de fechas que hemos tenido -los cuales han provocado un retraso en la celebración de esta pasarela-, tampoco han podido acudir a ella. Sea como sea, la convocatoria se ha salvado con bastante éxito y, el sitio, nos ha encantado. ¡A ver si la Diputación de Sevilla es el emplazamiento definitivo! Mientras, debemos intentar manternernos con una máxima de calidad. Nuestra siguiente parada es en octubre, cuando presentaremos la temporada Primavera-Verano. Ojalá que sean muchas las firmas que regresen y las que, igual que nos ha sucedido en este caso, decidan arriesgarse dando una sensación tan positiva como la que llevamos.

-Lo que sí da la sensación, al menos desde fuera, es que se trata de una iniciativa que, desde sus orígenes al instante presente, ha ido viniendo a menos...

-Verás, el potencial creativo sí existe pero, las capacidades de cada empresa, dependen de cada empresa. Si quieres estar en el calendario oficial nacional, hay que seguir apostando por esto y nobajarte del carro. En caso contrario, no suenas. Eso sí, cuesta trabajo puesto que hay mucha gente que, en la moda, lo está pasando mal.

-Se lo preguntaba porque ya no hay modelos famosas ni excesos en ningún sentido, ¿no?

-Lo de las tops es cuestión de presupuesto. El dinero del que se dispone tiene prioridades y, está claro, ésa precisamente no es una. Mi sensación, y mi obligación, es afirmar que no hay decrecimiento. Que las instituciones apuesten aún por esto, es un lujo.

-¿Defiende la espectacularidad de los desfiles, aunque lo que se muestre no sea utilizable, o prefiere pasarelas con prendas más accesibles para el público?

-Desde mi experiencia, te aseguro que se pueden combinar las dos cosas. No es coherente una línea sólo comercial. Necesitamos, y es fundamental, dosis de fantasía. Lo ideal es el término medio que, en mi caso, es el que intento.

-¿Ésa es la filosofía de Obsesión introspectiva?

-Ahí hay un concepto muy cinematográfico y, a la vez, un viaje hacia mí mismo. He vuelto a atrás para rescatar ideas de hace tiempo a las que le he dado un aire actual proyectándolas con juventud.

-¿Hay un cordón umbilical que una a la moda andaluza?

-Eso, como generalidad, es un poco complicado. La ilusión, quizás... O el hecho de ser poco conocida, la jovialidad, la alegría de vivir... No tenemos tampoco rasgos concretos para unificar criterios en este sentido.

-¿Considera que, los diseñadores del Sur, se unen como una piña a la hora de funcionar?

-¡Otra cuestión difícil! (risas) Más bien creo que, los diseñadores andaluces, debiéramos ser una "piña". Aún falta bastante para lograrlo porque, ese objetivo, no se alcanza en tres o cuatro años. Necesita mucha madurez por parte de los que participan en el total e incluso salir bastante fuera para saber lo que hay.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios