La cara amable del aparato

JUAN Sánchez, que aspira a ocupar un escaño en el Senado por Izquierda Unida, es tras la alcaldesa de Córdoba, Rosa Aguilar, el militante de IU que ocupa un cargo de mayor relieve institucional en Andalucía, al ser el presidente de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental.

Juan Sánchez ingresó en el Partido Comunista en 1975. En 1977, tras su legalización participó el primer comité local del PCE de Casares. Los compañeros que habían sufrido la Guerra Civil, los emigrantes y los exiliados fueron sus maestros y la guía de este autodidacta que con tan sólo 23 años es elegido para encabezar la lista de las elecciones municipales de 1979, saliendo elegido alcalde, cargo que también ocupa en la actualidad.

La forma de ser de Juan Sánchez, hombre de ideas abiertas, campechano, algo tímido y siempre accesible, le ha convertido con el tiempo en la cara amable del aparato del PCE, vetusto y oscurantista. Este hombre integrador y negociador, también sufrió en sus pocas carnes las consecuencias de las veleidades del GIL. En las municipales de 1995 su grupo volvió a ser el más votado, pero una extraña coalición, por decirlo bonito, formada por el resto de partidos le arrebató la Alcaldía. Fueron tiempos de crispación y desconcierto para la bella villa de Casares. Pero el ahora candidato al Senado no se amilanó y desarrolló una implacable labor desde la oposición que llevaría a la dimisión al títere ungido desde la lujosa sede del Club Financiero marbellí.

Su apuesta por la modernidad y el progreso siempre le ha llevado a apoyar e impulsar proyectos de futuro que busquen una mejor calidad de vida para su tierra y el conjunto de la Costa del Sol. Aunque también se ha visto obligado a lidiar con bichos bastante feos, como el quebranto económico que originó en la Mancomunidad la construcción de la desaladora, un problemón que todavía en estas fechas termina de resolverse.

Y un último apunte, de su lealtad a los compañeros del PCE habla su silencio cuando, fuera de los órganos del partido, alguien pone en solfa los métodos políticos que desarrolla el ya citado aparato.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios