Rajoy replica a Zapatero que sí debe pedir perdón "por mentir" sobre ETA

  • El candidato del PP asegura que al presidente "se le ha subido La Moncloa a la cabeza y se olvida de la gente"

El líder del PP, Mariano Rajoy, eligió ayer una ciudad próxima a Madrid, Burgos -dónde el PP aspira a desequilibrar el empate a dos escaños con el que se saldaron las elecciones de 2004-, para celebrar su único mitin de campaña de ayer. Y es que el debate de hoy marca la agenda política de los dos grandes líderes, sabedores de que deberán tratar de convencer a los indecisos, a aquellos que no están tan convencidos de sus proyectos como los fieles que les acompañan en cada mitin.

Visiblemente cómodo en un feudo proclive, el líder popular acusó a Zapatero de "sembrar tensión, división y crispación" mientras hablaba de "unidad y consenso" y de "crear problemas a los españoles" para después "poner cara de seminarista y echar la culpa al PP".

El candidato volvió a apelar al voto de la gente sencilla, al currante, a la gente que "se levanta por la mañana a trabajar". "No son los del canón", ironizó. "Al señor Rodríguez Zapatero se le ha subido La Moncloa a la cabeza y se ha olvidado de la gente", recalcó para inhabilitarle como presidente. "La alianza con el planeta, ¿y quién se alía con el currante, amigos?", se preguntó con sorna.

Rajoy denunció que el PSOE vive "obsesionado" con la crispación "porque creen que da votos". "El diálogo era con ETA, con Esquerra y con IU, pero no ha dialogado con la inmensa mayoría de los españoles, los que representa el PP y los votantes del PSOE a los que ha traicionado", apostilló.

"Yo voy a convocar a los españoles a un gran proyecto nacional, yo afirmó que España es una gran nación y que todos los españoles son iguales; yo no tengo el objetivo de negociar con ETA, tengo el objetivo de derrotar a ETA; yo no quiero que la economía vaya sola, quiero hacer política económica de verdad", concluyó, antes de advertir de que "no se puede gobernar a golpe de ocurrencia o de improvisación por que hay que tener un plan, un rumbo fijo y unos objetivos".

Rajoy aprovechó el mitin que Zapatero ofreció el sábado en Valencia -donde dijo que no tiene por qué pedir perdón por intentar buscar la paz-, para recuperar para su campaña la política antiterrorista. "Debería pedir perdón porque ha mentido a los españoles cuando les dijo que no estaba negociando con ETA y estaba negociando con ETA"; "cuando les dijo que había verificado el alto el fuego y no lo había verificado; que no hablaba de política con ETA y se ha demostrado que hablaba de política; cuando dijo que no tenía pruebas para ilegalizar a ANV y PCTV y, ahora, por oportunismo político, los ilegaliza".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios