Rajoy asegura que "ahora" está preparado para ser presidente

  • El candidato del PP dice que "la marea hacia La Moncloa es imparable""· Propone "ley y orden" en la inmigración para evitar que se perjudique los derechos de los españoles

Las Islas Canarias -Tenerife por la mañana y Las Palmas, por la tarde- fue la región escogida ayer por Mariano Rajoy para continuar su periplo de campaña con el horizonte claramente puesto en el segundo debate que el próximo lunes le enfrentará con el candidato socialista. Con la euforia que los populares no ocultan tras el debate del lunes y un día después de que en Bilbao reconociese sentirse "más cerca" de la victoria en las urnas, ayer aseguró que "ahora" está preparado para lo más alto. "Ahora estoy preparado para ser presidente del Gobierno y quiero que mi proyecto sea un proyecto en el que quepan todos los españoles", enfatizó, antes de prometer "concordia y grandes acuerdos nacionales".

El líder del PP volvió a arremeter contra su rival socialista por desocuparse de los problemas reales y dedicarse a "generar problemas y provocar conflictos". "Recibieron -reiteró- la mejor herencia económica de la democracia, vivieron de la herencia y de la inercia, no hicieron nada y ahora que pasa: que suben los precios".

Rajoy ironizó con que, en política económica, Zapatero ha actuado como "una mezcla de Adán, Peter Pan y Alicia en el país de las maravillas". "La Moncloa se le ha subido a la cabeza, está fuera de la realidad y está mucho más despistado de lo que debe estar un presidente del Gobierno", añadió, en una velada referencia al debate del pasado lunes.

Pero en una plaza como Tenerife, el problema de la inmigración se impone. Volvió a acusar a Zapatero de practicar "la política del avestruz" que "no funciona". "Quiero ley, orden, control, integración y que los derechos de los españoles no se vean perjudicados por los derechos de todos los demás", enfatizó.

El candidato popular defendió su propuesta electoral de contrato de integración como los que existen en Francia, Reino Unido, Bélgica, Holanda y muchos landers alemanes. "Tienen que comprometerse a hablar la lengua, a respetar las leyes españolas y a asumir las costumbres españolas", recalcó.

Por la tarde, en otro mitin en Las Palmas, Rajoy acusó a Zapatero de "subestimar" al PP y, con ello, "a muchos españoles que van a dar la batalla para ganar las elecciones" del próximo 9-M, a la vez que advirtió que su adversario en las urnas "está de los nervios". Rajoy volvió a mostrar su faceta más optimista y enfatizó que está pletórico. "Estoy bien, estoy en forma, estoy con ganas, estoy preparado, vamos a ganar las elecciones. Aquí no hay un debate de izquierdas o derechas, hay un debate de sentido común. Voy a hablarle a la gente normal, a la que madruga, a la que se esfuerza cada día para vivir un poco mejor", dijo, entre las ovaciones de sus enfervorizados militantes.

"Han sido muy poco humildes -prosiguió Rajoy-, han subestimado al PP y con ello han subestimado a muchos millones de españoles (..). La marea es imparable y yo voy a ir a La Moncloa a gobernar para todos los españoles".

Como había hecho en Santa Cruz de Tenerife, Rajoy tuvo un recuerdo para las cuatro mujeres que fallecieron el martes a manos de sus parejas y avisó que va a "dar la batalla contra la barbarie" de la violencia de género.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios