Rajoy avisa de que España no puede resistir otros cuatro años de frivolidad

  • El candidato del PP advierte en Málaga, plaza vital en las generales, de que un triunfo socialista devolverá al país "a los tiempos del paro y el despilfarro" · Censura al PSOE por no dedicar "ni un minuto" a la economía

Mariano Rajoy se quitó ayer la corbata por primera vez en la campaña electoral en Málaga, donde los populares optan a arrebatar al PSOE un diputado que puede ser vital en la lucha por La Moncloa. El candidato del PP a la Presidencia del Gobierno se subió a la tarima de un abarrotado pabellón de Ciudad Jardín dispuesto a hablar "de lo que les importa a los españoles" y se cebó con la subida de precios y la economía. Avisó: "Cuatro años de frivolidad los puede aguantar un país porque hay inercias, pero ocho años de gobierno de Zapatero, España no los resiste".

Ante más de 5.000 personas, el candidato urgió al cambio el 9 de marzo y se mostró convencido de que si el PSOE repite en el Gobierno de la nación, "volveremos a los tiempos del paro y del despilfarro". Afirmó que "la economía no puede seguir así", que el Gobierno "no le ha dedicado ni un minuto" y "ha vivido de la herencia", y añadió que el presidente del Ejecutivo ha sido "insensible" a los problemas de los españoles. "Ha estado con los planetas y las civilizaciones", ironizó en un par de ocasiones.

El líder popular fue jaleado por el público en el principal acto organizado esta campaña por el PP de Málaga. A él lo llamaron "torero" y a Rodríguez Zapatero, "embustero". El mitin lo abrió el presidente provincial, Joaquín Ramírez, que dio paso, antes de Rajoy, a las intervenciones de la número uno del PP al Parlamento andaluz por Málaga, Esperanza Oña; a la cabeza de lista al Congreso, Celia Villalobos; y al candidato del PP a la Presidencia de la Junta, Javier Arenas.

Para Rajoy, Rodríguez Zapatero "no ha gobernado", sino que "ha estado distraído, que es su estado natural". Y el programa del PSOE para las elecciones generales, en su opinión, es "dar leña, caña, palos y bofetadas al PP". "La ha tomado con uno que se llama Rajoy", dijo después de aludir a la conversación fuera de micrófonos entre Rodríguez Zapatero y el periodista Iñaki Gabilondo.

Para el candidato del PP, el presidente del Gobierno no sólo "no se ha ocupado de los problemas de los españoles", sino que "ha fracasado" en sus dos "grandes proyectos", la reforma estatutaria y el proceso de paz con ETA. Ahora, insistió, "la única propuesta" que ha realizado en materia económica es la devolución de 400 euros a los contribuyentes. "Si alguien gana un millón de euros, recibiría los 400 euros; si gana 8.000, 9.000 ó 10.000 euros, recibiría un abrazo", aseveró.

Rajoy lo tiene claro: "Ha llegado la hora del cambio, la gente me lo dice porque está harta de que le digan siempre lo mismo: vótame a mí para que no gane el PP". Advirtió de que el 9-M "nos jugamos muchas cosas", como que la inmigración -donde "necesitamos orden, control y legalidad", dijo- "no se convierta en un problema grave". Dijo que su partido bajará los impuestos y creará empleo. "Y por eso vamos a gobernar con la cabeza y el corazón".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios