El PSOE subvencionará guarderías en las empresas a petición de los trabajadores

  • Si lo reclaman seis empleados o se acuerda en la negociación colectiva el Gobierno apoyará económicamente con educadores.

Si los trabajadores lo reclaman, habrá guarderías en sus empresas. Este es el espíritu del último compromiso electoral adquirido por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que ya había prometido anteriormente la creación de 300.000 plazas de educación infantil (de 0 a 3 años) la próxima legislatura si el PSOE gana las elecciones. Según anunció hoy, en caso de repetir en La Moncloa, el Ejecutivo concederá financiación para la creación de un centro de educación infantil dentro de las empresas en las que lo reclamen seis trabajadores o que así lo aprueben en su negociación colectiva con sus empleados.

Frente a las 300.000 plazas que ha comprometido el PSOE, las 400.000 que ha prometido el PP para los próximos cuatro años si gana las elecciones del 9 de marzo. Ahora bien, el coordinador del programa electoral de los populares, Juan Costa, explicó ayer que esas plazas de educación infantil "no pueden ser públicas" totalmente, y que su partido prevé que algunas empresas abran sus propias guarderías. Además, señaló que el presupuesto que el PP quiere invertir en esta propuesta será compartido por las Administraciones Públicas y la iniciativa privada.

Por su parte, fuentes socialistas explicaron que el partido es consciente de que no se puede imponer a las empresas la puesta en marcha de guarderías, por lo que ha optado por remitir la aplicación de esta promesa a la negociación colectiva. Así, una vez que el empresario y sus trabajadores sellen el acuerdo, el Gobierno subvencionaría la creación del centro de educación infantil en dicha empresa, o siempre que lo pidiesen seis empleados, pues el ratio actual en educación de cero a tres años es de un educador por cada seis niños.

"El objetivo es que en aquellas empresas donde haya seis trabajadores que lo soliciten haya un educador que se haga cargo de la educación infantil, por supuesto con el apoyo y la financiación del Gobierno, para los niños de cero a tres años", explicó Zapatero durante un acto en la sede de UGT-Madrid. En este sentido, tras recordar que el PSOE ha duplicado las plazas de educación infantil en este legislatura, el jefe del Ejecutivo también señaló que aunque el Gobierno del PP aprobó una ley sobre educación de tres a seis años no dotó de recursos a las comunidades autónomas y que ha sido el PSOE quien ha puesto el dinero y ha hecho posible su aplicación.

Además, Zapatero defendió su compromiso de un nuevo diálogo social durante la próxima legislatura que incluya asuntos de educación, política industrial y cambio climático, y prometió que sólo habrá leyes sociales y del mercado laboral "si hay acuerdo con sindicatos y empresarios". "No habrá ninguna ley que sea de retroceso o recorte, habrá leyes de mejora, de nuevos derechos y de mejores prestaciones", aseguró el candidato del PSOE, contrastando esta postura con el "decretazo" del PP en 2002, una "medida brutal como las que le gustan" a Miguel Arias Cañete, responsable de Economía de los populares que recientemente reclamó reformas económicas "brutales".

Zapatero también afirmó que la primera llamada que hará el 10 de marzo será a sindicatos y patronales para poner en marcha el nuevo diálogo social, al tiempo que se comprometió a seguir trabajando para reducir la precariedad laboral, la tasa de temporalidad, mejorar la "dignidad" de las pensiones mínimas y avanzar en los derechos de las mujeres. "Los tiempos del ordeno y mando, del no contar con la gente, de la política antisocial, autoritaria y antigua han quedado atrás para siempre", proclamó el candidato socialista, que, en otra crítica al PP sin menciones criticó a los que hablan de los inmigrantes "como si no fueran seres humanos" o como si los españoles no hubieran emigrado.

"Seguramente algunos ni se enteraron de que en determinadas épocas de la dictadura muchos tuvieron que salir a buscar esperanza fuera de España y tampoco se enteraron, o miraron para otro lado, de que miles y miles de demócratas tuvieron que salir también por la persecución política", criticó Zapatero, que consideró que "algunos sólo viven del pesimismo, de anunciar catástrofes, de hacer renacer la imposición de las ideas y el sectarismo" y son incapaces de "saber que hoy hay una España orgullosa y valiente".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios