Bardem y su Oscar entran en campaña

  • El PSOE ve en el elogio del actor a los "cómicos" una defensa de los artistas criticados por el PP por su apoyo a Zapatero.

En tiempos de guerra cualquier agujero es trinchera, y en tiempos de campaña nada ni nadie se libra de la lucha partidista. Y mucho menos si se trata de un hito histórico para nuestro país y para nuestro cine protagonizado por uno de los actores cuyo apellido ha estado asociado en numerosas ocasiones con el calificativo pancartero. Javier Bardem y su Oscar han entrado de lleno en la trifulca electoral y su dorada estatuilla, la primera en la historia que recibe un actor español, se ha convertido en uno de los trastos más que PSOE y PP se lanzan a la cabeza en tiempo de elecciones.

Aunque no fuera su objetivo, el que avivó la polémica y despertó suspicacias fue el propio Bardem durante su discurso en el Teatro Kodak de Los Angeles. Y no ya cuando hizo un homenaje a sus abuelos por ejercer la profesión durante los tiempos duros del régimen franquista, sino, especialmente, al reivindicar el oficio de "cómico" una palabra, apuntó, "que está siendo muy denostada últimamente". Esta mención ha querido ser entendida por algunos como una respuesta a las críticas vertidas en las últimas semanas desde el PP contra los "titiriteros del canon", los artistas que participan en el vídeo de la plataforma PAZ de apoyo a Zapatero, en el que, curiosamente, no están ni Javier Bardem ni su madre, Pilar.

No entró en estas consideraciones el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que felicitó a Bardem a través de un telegrama por convertirse "en una referencia y en un símbolo de todos los creadores que día a día trabajan para hacer más grande" la cultura española. Lo que sí hizo Zapatero fue alabar la "visión comprometida del mundo de la que ha hecho gala" Bardem en toda su carrera, junto a "su solidaridad" y "su coraje a la hora de defender aquello en lo que cree", lo que le sitúa, apuntó, en la tradición de los creadores españoles que han "sabido siempre estar al lado de la sociedad".

Más allá fue el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, que en el último artículo publicado en su blog, titulado Bardem, un orgullo para todos, afirma que "hoy, más de un bocazas tendría que reflexionar después de que Javier Bardem haya sido galardonado con el Oscar al mejor actor secundario". En su artículo, el dirigente socialista pone al actor canario como ejemplo "del triunfo" y "de la España que ven un gran número de españoles menos Rajoy, Acebes, Zaplana y muchos de sus acólitos mediáticos, para quienes este actor es un mantenido del Gobierno del PSOE, un pancartero y no sé cuántas cosas más".

"Me pregunto qué van a decir ahora Rajoy y compañía después de los vergonzosos ataques que han lanzado en los últimos días contra el mundo de la cultura y del conocimiento en España. Lo mismo tiene la caradura de felicitar al actor por su premio", apuntó Blanco. Pues dicho y hecho. A primera hora de la mañana el líder del PP envió un telegrama de enhorabuena a Bardem en el que le comunicaba que su éxito es motivo de "satisfacción y orgullo" para España. "Quiero transmitirte en mi nombre y en el del PP mi enhorabuena por el Oscar que has conseguido por tu interpretación en No es país para viejos", dice la misiva en la que Rajoy se despide del actor con "un abrazo".

Precisamente Rajoy fue objeto de duras críticas por parte de la ministra de vivienda y responsable de Cultura en la Ejecutiva Federal del PSOE, Carme Chacón. Tras felicitar a Bardem por su Oscar, "que es el éxito de todos los que apoyamos la cultura española", Chacón destacó que "el PSOE siempre ha defendido el papel de los artistas y de los creadores en la construcción de una sociedad mejor, más culta y más libre", frente a aquellos que, como Rajoy y el PP, "utilizan la palabra cómico a modo de insulto y han criticado y faltado el respeto a extraordinarios profesionales de la cultura, como Bardem".

En esta misma línea, el portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso de los Diputados, Diego López Garrido, destacó que el Oscar para Bardem llega justo cuando en España "algunos, de forma sectaria, han denigrado y desacreditado a nuestros trabajadores de la cultura". Por ello, invitó "a quienes han adoptado esta actitud a que rectifiquen y reconozcan el valor y la aportación que realizan a nuestro país".

También se sumó a la polémica el coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, que tras felicitar a Bardem quiso hacer extensivo a este reconocimiento y felicitación a "toda la tradición de actores de su propia familia, tan vilipendiados a lo largo de los últimos tiempos por sus compromisos contra la guerra y de izquierdas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios