Alonso quiere probar el champán en 2018

  • El asturiano confía en el binomio McLaren-Renault y espera subirse regularmente al podio esta temporada

Fernando Alonso conversa en los 'boxes' con un compañero al término de las 24 horas de Daytona. Fernando Alonso conversa en los 'boxes' con un compañero al término de las 24 horas de Daytona.

Fernando Alonso conversa en los 'boxes' con un compañero al término de las 24 horas de Daytona. / gerardo mora / efe

Fernando Alonso es optimista respecto a que la próxima temporada en la Fórmula 1 será muy diferente en McLaren tras la llegada de los motores Renault y se ve de nuevo en los podios, a los que no se sube desde el Gran Premio de China de 2014 cuando todavía estaba en Ferrari.

"Quiero soñar por arriba y ojalá que podamos probar el champán este año", aseguró el ovetense tras su participación este fin de semana en la icónica carrera de las 24 Horas de Daytona, tras la que acabó satisfecho a pesar de que los problemas mecánicos le imposibilitaron estar entre los mejores. En la Fórmula 1 quiere dejar atrás los tres años con motores Honda y tener opciones de nuevo de "luchar en lo más alto".

Por ello, dice con firmeza que "todo lo que no sea estar en los podios" para un binomio como el formado por McLaren y Renault sería estar por "debajo de las expectativas". Pero después se frena y rebaja un poco las expectativas, sabedor de que hay millones de seguidores que esperan verlo más allá de los tres quintos puestos cosechados en tres temporadas completas con McLaren: "Queremos al menos conseguir algún podio".

Tras poner fin a una mala experiencia con Honda, Alonso se ve en otra situación con la llegada de Renault, si bien asegura que "hay que esperar y ver en qué se concretan todas las mejoras". No en vano, el equipo británica no gana una carrera desde el triunfo de Jason Button en Brasil en 2012, poco bagaje para una escudería que conquistó 12 campeonatos y ocho títulos de constructores. "Es difícil plantearse objetivos por todos los cambios que hemos hecho. No sabemos dónde nos situarán y los ajustaremos después de las primeras carreras", aseguró.

Con todo, las expectativas son buenas en la fábrica de McLaren en el Reino Unido y no sólo se basan en sensaciones sino en "números" palpables. "Tenemos algo más que hechos. Con el cambio al motor Renault creo que podemos dar un paso adelante grande", afirmó.

Hasta que comiencen a concretarse esas mejoras en los ensayos de la nueva temporada, que se realizarán a finales del próximo mes, Alonso descansará tras la experiencia en Daytona y posteriormente se centrará en febrero en la preparación física, para llegar ya en las mejores condiciones.

Quizás por ese optimismo, el español ni se plantea saltarse ninguna carrera de Fórmula 1 este año, como hizo la temporada pasada para poder acudir a las 500 Millas de Indianápolis. "La primera y única prioridad es el Mundial y McLaren", aseguró, incluso si se abre la posibilidad de probar un caramelo al que le tiene ganas, las míticas 24 Horas de Le Mans, que lo llevaron precisamente a Daytona para conocer la especialidad y tomar experiencia.

Alonso salió satisfecho de la carrera floridiana, a pesar de que su Ligier acabó trigésimo octavo tras numerosos problemas mecánicos. Sin embargo, el asturiano se queda con que fueron de los coches más rápidos durante la noche, a pesar de que su monoplaza había dado claras señales de menor potencia que sus rivales en las semanas previas, y que tanto para él como el próximo piloto de reserva de McLaren, el joven Lando Norris, de 18 años, era la primera vez que participaban en una carrera de este tipo. "En las carreras de resistencia hay muchos factores que uno no controla; en Fórmula 1 tu equipo y tú sois dueños de tu destino, pero en resistencia pueden pasar mil cosas que no te puedes ni imaginar", explicó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios