La ‘última’ Feria de Paco Problema

  • Francisco Camacho, que desde 1976 ocupa el puesto de encargado general de infraestructuras y mantenimiento urbano del Ayuntamiento, se jubilará una vez pasen los meses de verano

La que concluyó ayer, fue la última Feria, laboralmente hablando, de Francisco Camacho, más conocido como Paco Problema. Si nada lo impide, pasado el verano comenzará a disfrutar de su jubilación tras ser encargado general de infraestructuras y mantenimiento del Ayuntamiento desde 1976.

Muchas ferias ha vivido Paco  Problema siendo responsable de que el montaje de la Feria fuera como debe ser. Y siempre ayudando a quien lo necesita para solventar algún contratiempo durante esos días previos o durante el desarrollo de la fiesta. Por este motivo, el mote está más que claro: Paco Problema. Si hay algún problema, se llama a Paco y se resuelve.

De sus años trabajados, recuerda con especial cariño a Antonio Romero Castro, “el alcalde chiquito”, tal y como le llamaban por lo que mandaba. Fue jefe del Negociado de Fiestas durante los años setenta y ochenta. Es la única referencia que quiere hacer de algún superior suyo ya que desde siempre ha optado por no opinar, al menos públicamente. “En este puesto hay que nadar y guardar la ropa”, reitera en varias ocasiones sobre este asunto. Su primera Feria fue en 1976, cuando la fiesta se montaba en Crevillet y el alcalde era Manuel Martínez Alfonso. En 1981 pasó al emplazamiento actual en Las Banderas.

Sobre la evolución de la Feria en estos años también se muestra cauto aunque asegura que ha habido “una mejoría” en muchos aspectos aunque prefiere no ahondar en ello. No en vano aún está en la casa y tampoco es cuestión de que cualquier comentario sea mal interpretado a estas alturas. Ayer disfrutaba de una agradable comida con su mujer y amigos en la Caseta Municipal. “A lo largo de estos años he conocido a muchas personas y, por suerte, he hecho muy buenos amigos”.

Asegura que su trabajo siempre se ha guiado por ser un servidor público. “Yo me debo a los impuestos que pagan los ciudadanos y yo estoy a su servicio”, añade.

Sobre él, el concejal de Mantenimiento Urbano, Alfonso Candón, sólo tiene palabras de gratitud. Así señala: “Se nos va un buen puntal porque sabe sacar las cosas adelante aunque he de asegurar que en la Concejalía tenemos un personal muy competente que seguirá trabajando igual de bien”. 

Para cuando llegue la festividad de la Patrona, la Virgen de los Milagros, calcula Paco Problema que pueda poner punto y final a su trayectoria laboral en el Consistorio portuense. “Aún tengo que fijar cuando me voy porque tengo que acordar también los días libres”. Lo que es seguro es que para la próxima Feria de Primavera habrá que nombrar a otro Paco Problema en el Ayuntamiento. El de ahora, seguirá disfrutando plenamente de la fiesta y de una jubilación merecida. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios