Una caseta comprometida con sus jugadores y sus colores

  • Todas las personas que trabajan en la caseta son jugadores y gente del club, que destinan el dinero ganado en la Feria a sufragar los gastos de los equipos

La caseta del CRAP, Club de Rugby Atlético Portuense, es una de las veteranas y de obligada visita en la Feria portuense. Esta caseta, situada en la avenida principal del recinto de Las Banderas, acostumbra estar atestada de gente. Al mediodía las familias de los jugadores van allí a comer, y por la noche la juventud la invade con sus ganas de diversión. De hecho llevan un tiempo reclamando que se les adjudique más espacio.

La caseta del CRAP es una de las más antiguas y de más larga tradición en la fiesta grande portuense. Según explica el presidente del club deportivo, José Antonio González, "llevamos alrededor de 35 años montando la caseta y nos hemos mantenido fiel a nuestro estilo, aunque hemos ido evolucionando y mejorando poco a poco". Pepe, como todos conocen al presidente, señala que ahora la decoración se ha volcado más hacia lo deportivo. En las paredes de la caseta del CRAP podemos ver fotografías de todos sus equipos -de diferentes categorías según la edad de los jugadores- y menciones a los premios ganados en ese último año. "Así también nos sirve un poco de publicidad, y nos promocionamos", explica Pepe.

Y es que unos 50 jugadores y miembros del club son voluntarios este año para atender y levantar esa caseta. Todos comprometidos con una misma causa, mantener a su equipo, ya que todo el dinero recaudado durante la Feria se destina a sufragar los gastos del club. Las equipaciones o los viajes de los jugadores a toda España para disputar los partidos son pagados en gran medida por el dinero que se saca en estos días. Este año, los turnos para atender la barra se han complicado porque los cadetes, jóvenes de hasta 16 años, que acostumbran a colaborar mucho, están el fin de semana de Feria en Valladolid disputando el campeonato de España

Estos deportistas están tan comprometidos con sus colores que hace unos años, David Hernández, quien entonces gestionaba la caseta, decidió reunir a algunos jugadores y jugadoras e improvisar un coro, que a ritmo de sevillanas grabó un disco. En muchas ocasiones durante esta Feria, quien por allí ha pasado, ha bailado estas sevillanas cantadas por jugadores de rugby.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios