Oporto, mucho más que la ciudad del vino

  • Las caracteristícas singulares del centro histórico de Oporto la convirtieron en 1996 en patrimonio de la Humanidad por parte de la Unesco

La ciudad de Oporto, con 42 Km2 de área, es la segunda más poblada de Portugal. Dominando al río Duero, Oporto es una de las ciudades más antiguas de Europa. Nació y se desarrolló durante la Edad Media en la margen norte del río. Uno de los aspectos más significativos de Oporto y de su centro histórico es su entorno paisajístico, fruto de la armonía entre sus líneas y su estructura urbanística, las cuales constituyen un conjunto de rara belleza.

Descubrir Oporto es ir al encuentro de muchas sorpresas. Junto a su carácter hospitalario y conservador hay una ciudad contemporánea y creativa. Las marcas de este "saber estar" son sentidas en las calles, la arquitectura y en los monumentos, los museos, los espacios de esparcimiento, en las terrazas al aire libre y en las zonas comerciales de esta ciudad portuguesa.

Patrimonio mundial

Las características singulares del centro histórico de Oporto hicieron que la UNESCO clasificase la ciudad como Patrimonio Cultural de la Humanidad en diciembre de 1996. Aquí podrá conocer las etapas del proceso para la obtención de dicha clasificación, las áreas clasificadas y protegidas y los bienes del patrimonio mundial y artístico.

La clasificación tuvo como objeto la zona del antiguo burgo medieval, limitada por las murallas del siglo XIV. Es ahí donde se localizan los más antiguos edificios de la ciudad, las calles más típicas y algunos de los más atractivos espacios públicos.

Ya que el proceso de desarrollo de Oporto estuvo acompañado de estrechas relaciones con la margen izquierda del río Duero, la propuesta de clasificación también incluye el emblemático Puente D. Luis I, obra del discípulo de Gustavo Eiffel, Theophile Seyrig, y el monumento que se alza sobre él, el convento agustino de la Sierra del Pilar.

El área protegida coincide prácticamente con los antiguos arrabales de la ciudad medieval de Oporto. Ésta última incluye una escalonada ladera, donde se sitúan las bodegas de vino de Oporto. A su vez, pertenecen al lado norte la vieja freguesía de Miragaia, la cualificada cintura septentrional cuya renovación comenzó en el siglo XVIII; el antiguo arrabal de San Ildefonso y las escarpadas Guindas y Fontainhas, barrios que descienden en forma de terrazas hasta el río Douro.

El vino

El Vino de Oporto, envejecido y exportado desde la ciudad de Oporto, de donde viene su nombre, es un vino generoso, producido exclusivamente en la región vitícola del Duero. Sus inconfundibles características de aroma, cuerpo y sabor se deben a la alta calidad de las uvas, así como, a las características agroclimáticas de la región.

El Vino de Oporto es una denominación de origen controlada.Hay varios tipos de vino de Oporto: unos envejecidos en toneles de madera, otros en botella. Los primeros generalmente son el resultado de sabias selecciones entre cosechas de años diferentes, para mantener de este modo la vitalidad del vino y dar una continuidad al estilo y a la marca. Por regla general no se menciona la fecha ni el año en la etiqueta de la botella. Los segundos, provienen generalmente de una sola cosecha.

Los principales tipos existentes en el mercado son: blanco (white), tinto (red), tinto rubio (ruby) y rubio (tawny).

Las bodegas de vino de Oporto  

Las bodegas de Vino de Oporto son un local privilegiado para entrar en contacto con esta bebida nacional y con su historia. Abiertas al público, ofrecen la oportunidad de degustar este precioso néctar, conocer su recorrido a lo largo del tiempo, la región en la que se produce y la forma en la que se obtiene.

Gastronomía

La oferta gastronómica de la ciudad es muy rica y variada. Conozca sobre las especialidades ofrecidas por los restaurantes de Oporto, así como también de la gastronomía de la región y lleve a casa algunas recetas tradicionales.

Algunos platos típico, tales como las Tripas a la Oporto, que le dieron a los habitantes de la ciudad el sobrenombre de "tripeiros", es decir, los que comen tripas. Este plato es famoso no sólo por su preparación (velo de la tripa con chorizo y frijoles blancos), sino por la actitud altruística de la gente de la ciudad de Oporto, quienes, en un momento de necesidad donaron toda la carne disponible a los barcos que partían a la conquista de nuevas ciudades al Norte de Africa y se quedaron sólo con las tripas de los animales que tenían para comer, es hoy el mayor símbolo de la gastronomía de la ciudad.

Más que una receta, este plato representa algunas importantes características de la gente del Norte: altruísmo, auto-sacrificio, disponibilidad y hospitalidad. Igualmente, los platos de bacalao y carne, junto con exquisitos y ricos pasteles seculares son señalados como ejemplos.

Comer al Estilo de Oporto significa comer en abundancia con calidad y refinamiento y siempre en mesas bien decoradas con vajillas de plata y vestidas con paños de lino.

Encontrarán más información sobre la ciudad en www.visitporto.travel

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios