La baja de Gattuso deja indiferente al seleccionador

  • Para Aragonés, sólo es significativa la ausencia de Pirlo porque no tiene un sustituto natural en Italia

"Si Gattuso es referencia de Italia, yo soy cura", dijo Luis Aragonés en Neustift a tres días del duelo con la azzurra en la Eurocopa y al ser cuestionado por la baja del experto centrocampista, así como por la de Andrea Pirlo. Se refería el entrenador a que el futbolista del Milan tiene recambio en la selección de Roberto Donadoni, a diferencia de Pirlo, cuyas exquisitas cualidades técnicas y su capacidad para llevar la manija de Italia son más complicadas de suplir. Sin embargo, la frase de Luis, que seguro llegará a oídos del rival, no hará más que espolear los ánimos de éste.

Gennaro Gattuso, de 30 años y 57 veces internacional con la selección italiana, representa el carisma de los transalpinos y es un auténtico ídolo de su afición. Encarna la combatividad, el oficio, el carácter, cualidades todas ellas reclamadas por Aragonés a sus jugadores. Es el mejor soldado de un ejército curtido en mil batallas.

Pero Gattuso no es Pirlo y Pirlo no es Gattuso, pero los dos se complementan y son referencia del actual campeón del mundo. El estilo de Gattuso podrá gustar más o menos, se le podrá acusar de poco refinado, pero nadie podrá negar que la importancia en la recuperación de un balón en el mediocampo es crucial, lo mismo que un cambio de juego o un pase en profundidad que podría aportar Pirlo. En una Eurocopa, con eliminatorias a partido único, cualquier detalle inclina la balanza a favor del más experto, del más fogueado. Por eso Gattuso es campeón del mundo.

Luis ha confundido el carisma con la cualidades técnicas y su osadía, una vez más, le puede acarrear problemas, aunque no sobre la hierba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios