Sobra oficio; falta calidad

  • Las ausencias de Pirlo, por sanción, y de Totti, por decisión propia del jugador, dejan al equipo de Donadoni sin imaginación, aunque Italia tiene el peligro de que es Italia

En este 22 de junio de 2008 se vivirá un cruce de dos escuelas futbolísticas totalmente contrapuestas. La competitividad italiana y la escuela de toque española miden sus fuerzas por un lugar en la semifinales de la Eurocopa. Como fútbol para el espectador, la selección española tiene argumentos suficientes para destronar a la actual campeona del mundo. Pero en el deporte en general, y en el fútbol en particular, la raza italiana tiene otras cualidades; menos llamativas, pero que siempre la hacen ser un rival muy difícil de superar.

Italia se hizo con el pasado Mundial con el juego que lleva desplegando toda la vida. Una defensa muy segura, acompañada de la dosis justa de calidad de sus jugadores diferentes. Pero esos futbolistas que destacan por tener algo especial no estarán sobre el terreno de juego esta noche. Francesco Totti declinó continuar con la selección para centrarse en su club, mientras que Pirlo está sancionado por acumulación de amarillas. La baja del medio centro del Milan, el auténtico director de orquesta de este equipo, modificará considerablemente la forma de jugar de Italia, que tendrá que desplegar un fútbol de presión más arriba para salir rápidamente al contragolpe. La posesión de balón estará claramente del lado español.

También hay que destacar la baja del eterno capitán Fabio Cannavaro. El defensa del Real Madrid se lesionó antes del inicio del Europeo y su lugar lo ocupa actualmente Panucci. Ésta es otra de las ventajas que se encontrará España.

sin balón

Italia es uno de los equipos a los que no le gusta que se juegue al fútbol de toque. Su intención es colocar mucha gente en el centro del campo para incomodar lo máximo que pueda a su adversario. La labor de hombres como Gattuso -hoy baja-, Ambrosini, De Rossi o Perrotta es generar una tela de araña en la medular donde los rivales se pierdan. La Holanda de Van Basten supo leer las intenciones italianas y su juego se basó en continuos cambios de orientación del juego a las bandas, por donde Italia sufre mucho debido a su escasez de efectivos en esta zona. Además, sus laterales son de marcado carácter ofensivo.

con balón

Con la mencionada ausencia de Pirlo en el centro del campo, a Donadoni se le ha presentado un problema realmente importante. No tiene recambio para el milanista, por lo que dará los galones del juego a De Rossi, un futbolista con mucha menos técnica que Pirlo, aunque con un físico que le permite atacar y defender con gran intensidad. Si la referencia ofensiva de Luca Toni es importante para el equipo azurri, ahora lo será más. Donadoni ordenará que todos los balones vayan al punta del Bayern para que éste los deposite en el césped y ceda el balón a los hombres que lleguen de cara al gol (Cassano, Perrotta, Camoranesi...). La carta escondida del seleccionador italiano es la opción Di Natale, un extremo zurdo de gran velocidad que puede hacer mucho daño a Sergio Ramos cuando salte al campo.

lo mejor

El oficio y la competitividad.

lo peor

Pobres argumentos futbolísticos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios