Los terroristas querían volar la Sagrada Familia

  • Uno de los cuatro detenidos declara que querían atacar varios monumentos

  • Andreu ordena prisión sin fianza para dos, prorroga una detención y deja en libertad a otro

Comentarios 2

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu envió este martes a la cárcel sin fianza a dos de los cuatro detenidos la semana pasada por los atentados de Cataluña tras tomarles declaración durante todo el día.

El magistrado decretó prisión para Mohammed Houli Chemlal, el presunto terrorista de 21 años que resultó herido en la explosión del chalé de Alcanar (Tarragona), y para Driss Oukabir, a cuyo nombre se alquiló la furgoneta usada por los terroristas en el atentado de Las Ramblas de Barcelona. Para Salah El Karib, de 34 años y que regenta un locutorio, ha prorrogado su detención durante 72 horas más hasta que se aclare su participación en los hechos con la práctica de más diligencias. En concreto, según indicaron a Efe fuentes jurídicas, el juez está analizando el contenido del ordenador del locutorio que regenta para intentar aclarar quién compró billetes de avión a Driss Oukabir y para el imán de Ripoll, Abdelbaki Es Satty.

Finalmente, dejó en libertad provisional a Mohamed Aallaa, de 27 años, detenido en Ripoll y hermano de Sadi Aallaa, abatido en Cambrils.

Lo hace porque considera que "los indicios existentes sobre su presunta colaboración con el grupo investigado no son lo suficientemente sólidos" y sólo le sitúan como titular del coche que se usó en el atentado de Cambrils, que usó realmente su hermano.

Asimismo, en el auto, al herido en Alcanar el juez le imputa delitos de integración en organización terrorista, asesinatos y lesiones de carácter terrorista, depósito de explosivos y estragos. A Oukabir le acusa sólo de los dos primeros delitos y al que ha quedado en libertad le ha impuesto comparecencias semanales en el juzgado y prohibición de abandonar el territorio nacional.

El primero en prestar declaración fue Mohammed Houli Chemlal, el terrorista de 21 años que resultó herido en la explosión del chalé de Alcanar (Tarragona) y que fue trasladado a la Audiencia Nacional en pijama.

Chemlal declaró ante el juez que la célula yihadista planeaba un gran atentado con explosivos en Barcelona. Según fuentes jurídicas citadas por el diario El Mundo, Chemlal admitió ante el magistrado que tenían intención de atentar contra la basílica de la Sagrada Familia y otros monumentos de la ciudad.

El único superviviente de la explosión de Alcanar explicó que en el momento de la detonación se encontraba en el porche de la vivienda recogiendo los platos de la cena que había mantenido con otros integrantes de la célula, razón por la que se sospecha que no murió.

Sostuvo que sabía desde hacía dos meses que la célula planeaba atentados con bomba en "monumentos" de Barcelona, pero se defendió afirmando que no pretendía hacer daño y que de hecho había propuesto atentar de noche para que hubiera menos víctimas.

Los investigadores creen que los atentados de Barcelona y Cambrils los hicieron a la desesperada tras la explosión y, en este sentido, Mohammed Houli Chemlal agregó que él no sabía de ningún plan b, pero que sí preparaban bombas para colocar en monumentos, para lo que manipulaban "disolventes". El detenido, que ya declaró varias veces ante los Mossos, compareció ante el juez en silla de ruedas debido a sus heridas, estaba cabizbajo y hablaba en voz baja mirando al suelo.

Aunque por parte de la Audiencia Nacional se ha pedido ropa para que se pudiera cambiar y quitarse el pijama de hospital, finalmente declaró con él puesto. Driss Oukabir, originario de Marsella (Francia), reconoció ante Andreu que alquiló dos furgonetas que fueron utilizadas por los terroristas, pero pensando que eran para hacer una mudanza y se desvinculó de la célula yihadista, asegurando que no sabía nada sobre ella.

Los cuatro responsabilizaron al iman Abdelbaki Es Satty de los ataques y precisaron durante su interrogatorio que el religioso, fallecido en la explosión que tuvo lugar en la casa de Alcanar, les dijo que se quería inmolar con explosivos.

Los Mossos d'Esquadra registraron un piso de Vilafranca del Penedès (Barcelona) y un locutorio de Ripoll. El piso de Vilafranca se encuentra a pocos kilómetros del lugar en donde ayer los Mossos abatieron, en un viñedo de Sant Sadurní d'Anoia (Barcelona), a Younes Abouyaaqoub, considerado el autor del atropello masivo en Barcelona.

La Policía centra su investigación en las conexiones internacionales que la red podía tener en Marruecos y en París, adonde los terroristas hicieron un viaje relámpago apenas días antes de los atentados.

Una vez dada por desarticulada la célula terrorista, los investigadores se centran ahora en averiguar si la red contaba con apoyos en el extranjero.

Paralelamente, los Mossos d'Esquadra tratan de reconstruir los últimos días de Younes Abouyaaqoub, autor material de los atentados, desde que huyó tras el atropello masivo de la Rambla hasta que fue abatido el lunes en Subirats, a unos 40 kilómetros de Barcelona, trayecto que los investigadores creen hizo a pie, sobreviviendo como podía, sin descartar, aunque como hipótesis más improbable, que alguien lo ayudara.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios