Un ex responsable del PNV niega haber mediado en extorsiones

  • Gorka Agirre está imputado por colaborar en el chantaje de ETA a los empresarios

El ex responsable de Relaciones Internacionales del PNV Gorka Agirre negó ayer ante el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón haber sido el intermediario entre los empresarios vascos extorsionados y ETA, según informaron fuentes jurídicas.

Durante su interrogatorio, el ex dirigente vasco aseguró que siempre recomendó a los empresarios no pagar, no acudir a las citas con los miembros de la organización terrorista y denunciarlo ante la Consejería de Interior del Gobierno vasco. Según su abogada, Agirre siempre aconsejó a los extorsionados hacer frente al chantaje y advirtió a los afiliados del PNV que el pago significaba la automática expulsión del partido. "Es absolutamente falso que extorsionara, intermediaria o negociara cualquier pago de la extorsión con empresarios en ningún sitio del mundo", destacó la letrada.

Agirre, que ya declaró ante el juez Fernando Grande-Marlaska cuando éste sustituía a Garzón, volvió a negar ayer que entregara a ETA una cantidad de 54.000 euros procedente del chantaje a dos empresarios navarros en abril de 2006, como le acusó la Policía. Además, insistió en que, pese a los "suficientes indicios" que las Fuerzas de Seguridad tenían de que él no había efectuado ese pago, mantuvieron la acusación.

Asimismo, el ex dirigente peneuvista explicó al magistrado que los empresarios le pedían consejo porque tenía muchos contactos después de vivir en el exilio en Francia mucho tiempo.

Agirre está imputado por colaboración con organización terrorista, acusado de ser el intermediario entre empresarios y ETA. Por ello, Grande-Marlaska le impuso una fianza de 30.000 euros, que posteriormente rebajó Garzón a 12.000. La Fiscalía no tiene previsto retirar la imputación.

El lunes acudirán como testigos el ex presidente del PNV Xabier Arzalluz y el actual número uno, Íñigo Urkullu.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios