La policía de Madrid debe cumplir con un cupo de detenciones de 'sin papeles' cada semana

  • "Si no los hay, se va a buscarlos fuera del distrito", dice un documento interno que traslada instrucciones de la Jefatura Superior.

Los agentes del Cuerpo Nacional de Policía que trabajan en las calles de Madrid deben cumplir con un cupo semanal de detenciones de extranjeros que se encuentren en España en situación irregular, eso es lo que asegura una nota interna de la comisaria Villa Vallecas. De este modo, cada comisaría tiene que detener a un número determinado de extranjeros en función del tamaño de la población del distrito y, "si no los hay, se va a buscarlos fuera del distrito". En la nota, además, aparecen instrucciones sobre los ingresos en los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE), que darán prioridad a los inmigrantes ilegales de nacionalidad marroquí.

Un documento interno de la comisaría Villa Vallecas ordena a los agentes del Cuerpo Nacional de Policía detener semanalmente un número elevado de inmigrantes ilegales, en función del tamaño de la población de cada distrito, cruzando las fronteras entre distritos si fuera necesario para completar el cupo. "Extranjeros: en base a la población de cada distrito, hay que hacer un número de detenidos. Villa Vallecas, objetivo=35. Si no los hay, se va a buscarlos fuera del distrito". Esto es parte de lo que recoge la nota, que está fechada el pasado mes de noviembre. Fuentes policiales han asegurado que esta nota no es única, pues el resto de comisarias de Madrid han recibido las mismas instrucciones.

Las órdenes que aparecen en la nota proceden de una reunión de comisarios en la Jefatura Superior de Policía. En dicha nota, no sólo se incluye el número de detenciones necesarias por comisaría, sino que se especifican, también, las pautas a seguir en cada detención: "Hay que ser selectivos a la hora de pedir CIE (Centros de Internamiento de Extranjeros)", recoge el documento. En el caso de que un extranjero no tuviera la documentación en regla, es conducido a comisaría, se le incoa un expediente de expulsión y, a continuación, debería ser trasladado al CIE hasta que se tramite la ejecución de la expulsión. Pero el hecho de que estos centros estén saturados hace que la mayoría de las veces, los inmigrantes queden en libertad con el expediente de expulsión en el bolsillo.

El documento interno recomienda dar prioridad a los extranjeros de nacionalidad marroquí a la hora de enviarlos al CIE, con el plazo máximo de internamiento de 40 días que marca la Ley, antes de que se amplíe a 60, para poder realizar los trámites de repatriación con Rabat. Al realizarse la mayor parte del traslado por carretera, el coste es más asumible. "Marruecos, prioritario (Se expulsan porque la mayoría del traslado se hace por carretera y se documentan bien. Bolivia, no se expulsan en la actualidad. Capacidad de plazas en vuelo, limitadas)", recoge la nota.

Los propios policías, a través de sus sindicatos, se han quejado a sus superiores por este tipo de instrucciones. SUP, CEP, UFP Y SPP ya han remitido escritos al Ministerio de Interior, la Fiscalía General del Estado y el Defensor del Pueblo exigiendo una "clarificación legal" sobre determinadas órdenes. Una de las órdenes que más conflicto despierta es la de realizar identificaciones "masivas e indiscriminadas sin ninguna razón de sospecha sobre determinadas personas, por ser jóvenes, por transitar por determinada zona o por ser de origen extranjero". Otro de los hechos que más quejas ha suscitado es el "maquillaje" y la "opacidad" de las cifras sobre delincuencia que ofrece el Ministerio del Interior.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios