Un informe de ETA revela que De Juana no quería someterse a Gestoras

  • El etarra De Juana Chaos se quejó a la cúpula de ETA de que, como uno de los dirigentes de la banda, no tenía por qué aceptar las directrices que le imponía Gestoras pro Amnistía.

Según un informe incautado al también miembro de la banda José María Dorronsoro, De Juana se quejó a ETA de que Gestoras le diera órdenes. Así lo ha asegurado un comisario de la Policía, adscrito a la Unidad Central de Inteligencia, que ha declarado como testigo en la octava sesión del juicio a 27 miembros de Gestoras en la que ha comenzado a practicarse la prueba pericial mediante la exposición de varios informes que concluyen que la organización forma parte del entramado de ETA.

El perito ha relatado que, a finales de los años setenta, Gestoras pertenecía a KAS a través de los Comités Socialistas Patrióticos (ASK) y que su misión estaba centrada en la ayuda a los presos de ETA, aunque posteriormente llegó a ser una de las bases del llamado Proyecto Udaletxe, junto con ASK y Herri Batasuna.

El agente ha añadido que en la década de los ochenta, debido al incremento de la presión que las Fuerzas de Seguridad ejercían sobre la banda y al aumento de las detenciones, Gestoras se vio forzada a la clandestinidad.

Además el Gobierno decidió entonces aplicar la dispersión penitenciaria, al tiempo que puso en marcha las políticas de arrepentimiento, por lo que, para asegurarse de que los etarras presos continuaban con su militancia, la banda decidió reestructurar Gestoras para que desempeñara esta función.

Ante todo, ETA intentó que Gestoras apareciera como un organismo "independiente" y que no pudieran relacionarlas entre sí, aunque varios documentos incautados -entre ellos uno que refleja un desvío de tres millones de pesetas por parte de la banda a la organización- evidencian lo contrario.

Entre estos informes se encuentran los intervenidos a Dorronsoro, que se ocupaba de archivar la documentación política de la banda, y en los que se citaba en numerosas ocasiones a Gestoras con la clave de "ADIDAS".

Gestoras o "ADIDAS" controlaban las actuaciones que los presos llevaban a cabo en las cárceles, por lo que, según el perito, estaban subordinados a la organización.

El testigo ha manifestado que eran los abogados de Gestoras, identificados con la clave "Z" o ZZ", los encargados de hacer llegar a los presos las instrucciones de la banda, un hecho que el etarra De Juana se negó a admitir.

A juicio del testigo, De Juana tuvo un "difícil acople" a Gestoras, ya que no reconocía a los abogados como representantes de la banda y entendía que la cúpula de ETA tenía que ponerse en contacto directamente con él.

Gestoras, por su parte, llegó incluso a amenazar a De Juana con su expulsión del colectivo de presos etarras.

El testigo ha comentado también que en uno de esos informes, ETA, a través de Gestoras, pidió cuentas al etarra preso Jose Luis Álvarez Santacristina, "Txelis", porque concedió una entrevista en 1992 al diario Egin.

El etarra se justificó ante la banda argumentando que fueron los "ZZ" los que le dijeron que la tenía que hacer: "Vosotros fuisteis los que me lo dijisteis", dijo el etarra entonces a la banda, según ha señalado el perito.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios