Ocho detenidos en una marcha por el bilingüismo en Santiago

  • Las detenciones se han realizado por los enfrentamientos producidos entre grupos independentistas y agentes de los antidisturbios

Una manifestación convocada en Santiago por un colectivo que considera que el idioma gallego se impone en Galicia ha concluido este mediodía con la detención de al menos ocho independentistas, en diferentes escaramuzas en las que dos policías resultaron heridos y se causaron destrozos al mobiliario urbano.

La protesta había sido convocada por el colectivo Galicia Bilingüe para reclamar "libertad de elegir" el gallego o el castellano en la escuela o en la administración, y que convocó una reacción de un grupo de independentistas, unos 250 según fuentes policiales.

En el acto, al que según fuentes policiales acudieron cerca de siete mil personas, coincidieron dirigentes del PP, que asistieron "a título individual", así como del partido de Rosa Díez, Unión de Progreso y Democracia, entre otros colectivos.

Antes de que comenzase el acto, algunos grupos de independentistas se aproximaron a la Alameda compostelana, de donde partió la manifestación. En este momento se produjeron las primeras cargas policiales, con lanzamiento de pelotas de goma, y se registró el primer detenido, que fue esposado en el suelo, frente a la Alameda.

Cuando la manifestación estaba llegando a la plaza de la Quintana, donde concluyó, se registraron de nuevo escaramuzas de independentistas en las inmediaciones de la catedral, que arrojaron cristales, piedras y botellas y rompieron la luna de un coche de la Policía, así como la de una unidad móvil de Radio Nacional de España.

Durante los disturbios se registraron destrozos en el mobiliario urbano, como quema de contenedores o rotura de lunas de marquesinas, mientras los independentistas lanzaban piedras y canicas en el casco viejo de Santiago.

La Policía impidió la entrada de los independentistas a la plaza de la Quintana, donde se leyó un manifiesto en el que se reclamaba la "libertad para elegir" el idioma. "Somos las personas las que tenemos derechos, y no las lenguas", señaló la presidenta de Galicia Bilingüe, Gloria Lago.

Esta, que expresó su preocupación por la proliferación de grupos radicales, reclamó que los comunicados oficiales sean bilingües, que las ayudas oficiales se otorguen indistintamente si se emplea gallego o castellano y que los libros de texto no lleven "la bandera roja".

"No aceptamos porcentajes" de empleo del gallego en la enseñanza, dijo Lago, que insistió en que "nuestra lucha no acabará hasta que nuestros derechos sean respetados".

Por el PP acudieron al acto, entre otros, el secretario general del PP gallego, Alfonso Rueda, así como la candidata por Pontevedra y ex alcaldesa de Vigo, Corina Porro, o la dirigente nacional y ex ministra de Sanidad, Ana Pastor.

Rueda indicó que a la manifestación acudió mucha gente de su partido, pero a título individual, "por una razón muy sencilla: porque creemos en la libertad y somos gallegos y queremos ejercer como tales".

Preguntado por si la defensa de elegir supone que se segregue a los niños en la enseñanza entre quienes estudian gallego y castellano, Rueda indicó: "Todo se puede organizar sobre la base de la libertad, lo que no puede ser es imponer una lengua u otra".

Mientras, la líder de Unión de Progreso y Democracia, Rosa Díez, justificó su presencia en la manifestación convocada hoy para reclamar libertad de idioma en la escuela al señalar que es preciso defender "derechos conculcados".

Además de la manifestación y la protesta de los independentistas, en la Alameda se congregó también un grupo que quería parodiar a los manifestantes y, en ambiente lúdico, dieron vivas a España y a la Policía, disfrazados de Guardia Civil, de obispo, de flamenca y de torero, mientras una charanga interpretaba pasodobles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios