La sesión de control del Congreso recupera la unidad política contra ETA

  • La primera sesión de control al Gobierno de la legislatura escenifica la unidad de todas las fuerzas contra el terrorismo.

Comentarios 17

La primera sesión de control al Gobierno de la legislatura ha servido para simbolizar una recuperada unidad de todas las fuerzas políticas contra el terrorismo, unanimidad que, según el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, hará "más débil" a esta banda y permitirá que su final esté "más cerca".

Frente a los encontronazos por la política antiterrorista vividos en la anterior legislatura en los plenos de los miércoles entre el propio Zapatero y el líder del PP, Mariano Rajoy, el atentado cometido por ETA en Álava ha propiciado un escenario bien distinto, en el cual el jefe de la oposición le ha garantizado que pondrá "todo" de su parte para combatir juntos el terrorismo.

Tras la declaración firmada por todos los partidos para repudiar el atentado y la foto conjunta de los dirigentes políticos que nunca pudieron hacerse en los últimos cuatro años, Rajoy y los portavoces de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, y el PNV, Josu Erkoreka, han renunciado a preguntar en el pleno de la tarde.

Los tres han usado su turno para mostrar su rechazo a ETA, y Zapatero les ha contestado con una declaración de condena al "cobarde, miserable y criminal" atentado y la promesa de que "la democracia se impondrá al terror" y "la libertad vencerá al fanatismo asesino".

Zapatero ha agradecido a las fuerzas políticas y agentes sociales que hayan conseguido pactar una condena conjunta "porque sabemos que quienes luchan contra ETA" son "más fuertes si estamos unidos".

Además, ha apostado por caminar "juntos y unidos" para honrar la memoria de las víctimas, porque de esta manera la banda terrorista estará "mucho más débil" y su final "mucho más cerca".

También ha dicho que la Justicia hará "rendir cuentas" y "con todas sus consecuencias" a los autores de la "barbarie criminal".

Antes de sus palabras, Mariano Rajoy le ha ofrecido su apoyo para recuperar el consenso antiterrorista que "en su día se perdió" y ha garantizado que pondrá "todo" de su parte para reforzarlo.

El jefe de la oposición ha recordado que en 2007, tras el atentado de la T-4, le había dicho a Zapatero: "Y si las cosas se ponen feas, lo cual no es imposible, cuando se apaguen las luces de la fiesta y haya que apretar los dientes, yo estaré a su lado". "Hoy me reafirmo en esas palabras", ha manifestado.

Por su parte, Josu Erkoreka ha aprovechado su intervención para denunciar, sin citarlo, el contenido de la ponencia política presentada por el PP a su próximo congreso, por cuanto este texto lamenta la actitud de los nacionalistas vascos respecto a ETA. "Indigna y avergüenza que alguien pueda pensar" que el PNV tiene "la más mínima coincidencia con ETA", ha subrayado. Erkoreka ha manifestado su "desprecio" hacia los terroristas y ha dicho que ETA "no quiere una patria de hombres y mujeres libres; si fuera así, no traería dolor a las calles vascas".

Josep Antoni Duran Lleida ha hecho especial hincapié en que ETA "nos quiere divididos", lo cual es "una razón para permanecer unidos" y, ha abogado por "pasar página" en el enfrentamiento PP-PSOE de la anterior legislatura. También ha renunciado a preguntar la portavoz del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, para quien "los asesinos han vuelto a recordar que la máxima prioridad de hoy y de todos los días es garantizar la vida y la libertad de todos los españoles".

La vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, ha remarcado ante el pleno que la lucha contra el terror "ha sido siempre" una prioridad del Gobierno.

Otros ministros y diputados han coincidido en expresar su repulsa y sus condolencias a la familia del guardia Juan Manuel Piñuel en una sesión de control que ha comenzado con un minuto de silencio y una declaración institucional de la Cámara contra ETA.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios