La precampaña La telegenia de los candidatos

El 'cara a cara' detrás de las cámaras

  • PSOE y PP analizan la destreza de sus líderes en televisión en plena negociación de los dos debates

Comentarios 1

La precampaña se dirime en términos audiovisuales. Bombardeo incesante de spots en internet, potenciación de las webs para acercar las propuestas al ciudadano y preeminencia del márketing creativo. La imagen sobre la palabra. Paradójicamente, la televisión es la gran ausente en esta espiral de innovadores reclamos electorales. El soporte audiovisual por excelencia escapa todavía a la voracidad electoral de PSOE y PP, que negocian los pormenores de los dos debates que, salvo debacle, medirán a sus candidatos ante las cámaras.

Las desavenencias sobre el escenario que albergará los cara a cara han complicado las negociaciones aunque, según ha podido constatar este diario en fuentes populares y socialistas, la buena disposición de ambos invita al optimismo. Tanto que hoy podrían producirse "novedades sustanciales" que despejaran definitivamente esta incógnita.

Mientras los dos partidos deshacen el enredo, el cara a cara crece en atractivo y protagonismo a tenor del aparente equilibrio de fuerzas que las encuestas proyectan entre PP y PSOE, una igualdad que favorece la relevancia de un debate que puede resultar clave. Así lo corrobora el catedrático de Sociología de la Universidad Complutense de Madrid, Fermín Bouza, que considera que los cara a cara "pueden resultar más determinantes de lo que se pudiera creer".

La potenciación que los partidos hacen del liderazgo en un país donde tradicionalmente el líder "nunca ha sido determinante" y el vuelco de las pasadas generales son, a juicio de este experto, las razones que explican su repercusión. "Los debates pueden ser más determinantes de lo que se piensa porque se trata de una confrontación entre líderes en un periodo en el que los partidos potencian el liderazgo, y porque el electorado español ha demostrado que es capaz de variar su voto".

Otro motivo añadido es, según explica, el riesgo de pinchazo que durante noventa minutos planeará sobre la intervención de los dos candidatos: "los debates suponen un riesgo muy grande para ambos porque entrañan un directo, una frescura, un morbo y un espectáculo que el espectador valora".

¿Pero qué factores harán que se imponga Rajoy o que lo haga Zapatero? "Todo depende de los encuadres o lo que llamamos frames", o en otras palabas: "para el PSOE su problema es la economía y debe explicar si está preparado para afrontarla, y para el PP su problema pasa por la imagen de Gallardón y de los obispos y por sacudirse la idea de que no es un partido próximo a la extrema derecha", explica Bouza. "Lo hará bien el que persuada cuál de los dos es el mejor frame", sentencia.

Según su tesis, el fondo computa en televisión más que la forma. En su opinión, los gestos o el atuendo son "muy secundarios". "No creo que tengan una realidad en el voto", remacha.

Los partidos en cambio conceden una gran relevancia a la telegenia, el arte de pulir las habilidades de los políticos ante las cámaras. Prueba de ello es la impactante nómina de asesores de imagen que rodean a los líderes y el seguidismo incuestionable que estos hacen de los consejos que reciben sobre cómo deben comportarse o qué atuendo lucir para reforzar su liderazgo o enfatizar sus ideas.

Populares y socialistas sintonizan al respecto. En el PSOE admiten que la comunicación gestual "se tiene muy en cuenta porque un gesto matiza muchas veces lo que dices y cómo lo dices". Tampoco descuidan la vestimenta: "Se suelen escoger trajes de tono oscuro aunque lo importante es que el candidato esté cómodo", explican fuentes socialistas.

Los populares también apuestan por "la autencididad y la naturalidad". De cara a los debates, "las pautas que se marquen serán puramente técnicas para evitar colores o diseños que distorsionen la imagen", revelan en el PP.

Sobre sus líderes, PSOE y PP sólo admiten carencias en el rival y en lo que toca a sus jefes trazan radiografías benévolas. Los socialistas ensalzan de Zapatero "su forma de gesticular, que es pausada y muy natural acorde con la postura moderada que mantiene en política". De Rajoy, los populares veneran su "buena kinésica". "Resulta muy fresco y espontáneo y tiene un control de sus manos perfecto", alaban. No olvidan el valor añadido que supone su "credibilidad, su punto fuerte". "Si uno se fija, cuando hace una propuesta el debate no gira en torno a si la va a llevar a cabo o no", sostienen.

Barren igualmente para casa cuándo se les pregunta a qué candidato favorecen los debates: "Zapatero es un experto, ha ganado los cuatro debates sobre el Estado de la Nación", dicen en el PSOE. Los populares también se atribuyen la ventaja en el futuro cara a cara y la victoria en las citas precedentes: "está claro que Rajoy, que le ha ganado todos los debates a Zapatero". Los debates en televisión también serán clave para desvelar qué candidato domina mejor la telegenia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios