atentados en cataluña

Los Mossos abaten al conductor de la furgoneta cerca de Barcelona

  • Una vecina de Subirats alertó a la Policía catalana

  • Younes Abouyaaqoub fue sorprendido agazapado en unos viñedos y gritó "Alá es grande" mientras exhibía un falso cinturón explosivo

Comentarios 7

El terrorista Younes Abouyaaqoub fue sorprendido ayer por una patrulla de los Mossos d'esquadra cuando estaba agazapado en unos viñedos entre los municipios de Sant Sadurní d'Anoia y Subirats, ambos en Barcelona, después de que varios mandos policiales y una vecina lo situaran en esa zona.

En rueda de prensa, el mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, informó de que el terrorista que conducía la furgoneta que dejó 13 muertos en Las Ramblas gritó "Alá es grande" cuando los policías le dieron el alto, al tiempo que se abría la camisa y mostraba un cinturón con explosivos, que después se comprobó que eran simulados. Según Trapero, el terrorista no iba acompañado ni en el momento en que fue batido ni cuando fue reconocido por los mandos policiales y la testigo.

El mayor de los Mossos d'Esquadra señaló que, de momento, no hay indicios de que la célula terrorista responsable de los atentados de Barcelona y Cambrils (Tarragona) cuente con más miembros, aparte de los 12 que han sido abatidos o detenidos, aunque no descartó que en un futuro la investigación "se pueda ampliar" a otras personas relacionadas con la célula terrorista.

Accidentada huida Accidentada huida

Accidentada huida / Cristina García Rivera

El autor del atropello masivo de Barcelona fue reconocido el domingo en Sant Sadurní d'Anoia, cerca de la estación de Renfe, por un jefe y un subjefe de la comisaría de Vilafranca del Penedès (Barcelona) que regresaban de una reunión de los Mossos d'Esquadra en la comisaría central de Sabadell (Barcelona), en la que, precisamente, se les había facilitado información sobre el fugitivo.

Paralelamente, la Policía catalana recibió una llamada de una vecina, con "amplios conocimientos en fisonomía", que aseguraba no tener dudas de haber visto en la zona al terrorista, cuyo aspecto le había llamado la atención porque llevaba una camisa de manga larga en un momento de mucho calor, según el mayor de los Mossos.

Los Mossos d'Esquadra ordenaron cercar la zona donde podría encontrarse el sospechoso, al que finalmente halló, agazapado entre unos viñedos, una patrulla de agentes de una unidad de proximidad de la Policía catalana, encargada habitualmente de la vigilancia de caminos rurales.

Los agentes dieron dado el alto al terrorista, que mientras gritaba "Alá es grande" se abrió la camisa y mostró un cinturón que parecía llevar cargas explosivas, por lo que, añadió Trapero, los Mossos "han hecho uso del arma de fuego, como está regulado", hasta darle muerte.

Tras cotejar sus huellas dactilares con las recogidas en la furgoneta que perpetró el atropello masivo en La Rambla, los Mossos d'Esquadra confirmaron que el fallecido era Younes Abouyaaqoub, quien según el mayor de los Mossos llevaba varios cuchillos y puñales.

La Policía catalana investigará ahora si el terrorista empleó alguna de esas armas blancas para matar al joven de Vilafranca del Penedès (Barcelona) al que robó el coche en su huida, vehículo que después dejó estacionado en una calle de Sant Just Desvern (Barcelona).

El Ayuntamiento de Barcelona desactivó ayer el Plan Básico de Emergencias que puso en marcha el pasado jueves tras el atentado de Las Ramblas que costó la vida a 13 personas y causó más de 120 heridos, de los que 50 permanecen hospitalizados, nueve de ellos en estado grave.

El Ayuntamiento informó de que ha desactivado la emergencia tras analizar los criterios que establece el Plan de Protección Civil Municipal de Barcelona para estos casos y una vez todas las personas heridas están atendidas y los autores del atentado detenidos o muertos.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, reivindicó ayer por su parte el acceso de los Mossos d'Esquadra a los foros europeos de intercambio de información (Europol): "Esa necesidad ya no la discute nadie".

Puigdemont lo afirmó en una rueda de prensa en el Palau de la Generalitat en la que compareció junto al conseller de Interior, Joaquim Forn, y el mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, después de que la Policía catalana abatiera en Subirats a Younes Aboyaaqoub. Destacó que, antes del "triste episodio" de los atentados de Barcelona y Cambrils, los Mossos ya se habían ganado "por méritos propios" y por sus competencias estatutarias el derecho a estar presentes en organismos del Estado y también internacionales, en los que se gestiona "información sensible, crítica", para poder prestar su labor de seguridad ciudadana "con eficiencia y eficacia". "Esto ahora ya no lo discute nadie. Se ha hecho evidente que la reclamación (de que los Mossos tengan presencia en foros como Europol, acordada en julio pasado en la Junta de Seguridad) tenía todo el sentido del mundo", sostuvo.

Puigdemont explicó que ayer informó personalmente al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de que los Mossos habían abatido a Younes Aboyaaqoub y destacó que desde el "primer momento" tras los atentados ha estado en "permanente contacto" con el jefe del Ejecutivo.

El jefe del Govern, que leyó una declaración en catalán, castellano, inglés y francés, agradeció la "eficiente" labor de los Mossos en esta crisis terrorista, en la que a su juicio han actuado con una "gran discreción y profesionalidad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios