Zapatero reitera su 'no' al "viaje a ninguna parte" de Ibarretxe

  • El presidente del Gobierno asegura que su plan no aúna a los vascos ni respeta la Constitución.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, cumplió con el guión y reiteró su 'no' rotundo a la propuesta soberanista del lehendakari, Juan José Ibarretxe. Dos fueron las razones que esgrimió Zapatero ante Ibarretxe para justificar su negativa: que la propuesta no goza de un amplio consenso en origen, es decir en Euskadi, donde no "aúna a la mayoría de los vascos", y que no respeta el ordenamiento jurídico, o lo que es lo mismo, ni la Constitución, ni el Estatuto de Gernika. Pero además, Zapatero también respondió a las críticas de Ibarretxe, que le acusó de tener la cabeza solo puesta en las elecciones y de no querer hablar con él lo que estaba dispuesto a firmar con ETA y Batasuna en Loyola. Respecto a lo primero, Zapatero aseguró que fue el lehendakari el que sacó el tema de las elecciones en Euskadi, y lo segundo lo achacó a la posición de "debilidad" de Ibarretxe, ya que su postura, aseguró, ha sido la misma "antes, durante y después" del proceso.

"Ha sido una reunión correcta donde las cosas han quedado claras", señaló Zapatero, que en esta ocasión salió a explicar los pormenores de su noveno encuentro con Ibarretxe, que se prolongó por espacio de dos horas y media. El presidente destacó que ahora mismo lo que necesita Euskadi es "fomentar la convivencia, el entendimiento, fortalecer su autogobierno y mantener una buena relación con el Gobierno de España" y no embarcarse en "aventuras" y propuestas que "no se sabe adónde van". 

"La sociedad vasca lo que necesita es que se camine con un rumbo cierto, con la seguridad que da la Constitución, el Estatuto de Gernika y la voluntad de colaboración de ambos gobiernos", proclamó Zapatero que descalificó la propuesta de Ibarretxe, del que dijo que "cada vez viene con una cosa distinta" y se niega a hablar de "cosas concretas" que sí interesan a los ciudadanos. 

Y en esta ocasión el lehendakari llegó a La Moncloa con "un viaje a ninguna parte", una propuesta enrevesada, poco seria, que "divide y confunde" y que además no cumple las dos condiciones esenciales: contar con "un amplio entendimiento en Euskadi", para fortalecer la convivencia, y "respetar los cauces que establece nuestro ordenamiento", empezando por la Constitución y siguiendo por el Estatuto de Gernika.

Una propuesta sobre la que, en consecuencia, no hay nada que negociar y no puede servir de punto de partida de nada. Como no lo fue ni antes ni después del proceso de paz y como no lo será con o sin elecciones, apuntó Zapatero, que replicó así las dos principales críticas que Ibarretxe le lanzó minutos antes en esa misma sala de prensa. "El que ha sacado el tema de las elecciones ha sido el", aseguró el presidente del Gobierno que recordó que, con esta, ya ha recibido a Ibarretxe "en nueve ocasiones, sin elecciones y con elecciones". "Y siempre el he transmitido los mismos principios: acuerdo entre vascos y transitar el camino dentro de las normas establecidas", insistió.

Zapatero respondía así al lehendakari, que achacó la falta de voluntad de diálogo del líder socialista a que solo tiene la mente puesta en las próximas elecciones vascas, que se celebrarán dentro de diez meses, ya que, en palabras el propio dirigente vasco, 'quien tiene en mente elecciones no tiene soluciones'. Una afirmación que con comparte Zapatero que recordó que las elecciones -que en País vasco "serán cuando el lehendakari y el Parlamento vasco decidan"- "son el trance más importante que hay en democracia" y que, por ejemplo, las del 9-M "aportaron soluciones a algunos partidos" y a otros les pusieron en la búsqueda de las mismas. 

En cuanto a la acusación de que el Gobierno se niega ahora a habar de lo mismo que estaba dispuesto a firmar con ETA durante las conversaciones de Loyola, Zapatero señalo que la comparación es "un poco absurda" y la achacó a la "posición un poco débil" del lehendakari. En todo caso, el presidente proclamó que ha mantenido siempre las mismas posiciones "antes del proceso de paz, durante el proceso de paz, y también hoy y mañana cuando toque". Unas posiciones que se basan, insistió, en el respeto a la legalidad, el entendimiento entre vascos y el entendimiento y colaboración de las instituciones vascas con las instituciones del Gobierno español.

Además, Zapatero apuntó que "si estamos en la situación en la que estamos", con ETA volviendo a matar, "no será porque el Gobierno de España cedió y acordó" con la banda terrorista y exigió "un poco más de sensatez cuando se hacen ciertas reflexiones". Además, Zapatero también replicó otra proclama de Ibarretxe, que aseguró que "Euskadi no está subordinado a España", y apuntó que, con independencia de lo que crea el lehendakari, "que es libre de opinar lo que estime conveniente", el País Vasco "es una parte de España que tiene un amplio autogobierno". 

"No es que lo diga el presidente del Gobierno, es que lo dice la democracia, la Constitución y el Estatuto de Gernika", sentenció Zapatero que también señaló que de las nueve veces que ha recibido a Ibarretxe esta es la primera que el lehendakari le habla de las competencias no transferidas. Y además en esta ocasión lo hizo, apuntó Zapatero, no para reclamarlas sino para argumentar su propuesta. 

En todo caso, Zapatero quiso dejar claro que en su idead de España "caben todas las identidades y todas las ideologías" y aseguró que "la mejor manejar de desarrollar un autogobierno como el de Euskadi en el siglo XXI es compartir un proyecto común que se llama España". "Y yo creo que el lehendakari lo entiende, no digo que no le cueste", apuntó.

En cuanto al futuro, Zapatero dijo que no tendría ningún problema en reunirse una décima vez con Ibarretxe, aunque también quiso dejar claro, en relación a la consulta que el lehendakari tiene programada para el próximo mes de octubre, y que se convocaría en el pleno monográfico del Parlamento vasco en julio, que "no se producirá ningún acto en este país que no respete las reglas sobre las consultas democráticas y los referéndum". "Eso va ser así, que no quepa ninguna duda", sentenció Zapatero que, como mensaje final, pidió a Ibarretxe que "reflexione y hable con el resto de fuerzas" porque "él ha dicho que es tenaz pero la razón solo tiene un camino y la razón en democracia se abre paso". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios