Zapatero pide una moratoria a escala mundial de la pena de muerte hasta 2015

  • El presidente expone las líneas maestras de su política en exteriores con énfasis en Marruecos y el Tratado de Lisboa

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció ayer que el Plan Nacional de Derechos Humanos que pretende aprobar el Ejecutivo incluirá una lucha decidida contra la abolición de la pena de muerte y la petición de una moratoria mundial hasta 2015 en la aplicación de las ejecuciones. Este Plan forma parte de las prioridades sobre política exterior expuestas por Zapatero en una conferencia organizada en el Museo del Prado por el Real Instituto Elcano a la que asistió el ex secretario general de la ONU Kofi Annan. El presidente recordó que, en 2007, la Asamblea General de la ONU aprobó una resolución por la que más de un centenar de países apoyaron la idea de una moratoria universal para la ejecución de las penas de muerte, pero consideró que esta iniciativa es "inaplazable" y debe de ser reforzada.

La agenda del jefe del Ejecutivo incluirá una intensa actividad durante la que emprenderá, al menos, tres giras por África, tres viajes a Asia, otro a Oriente Próximo y visitará toda la región de América Latina. Entre las prioridades de los próximos años destaca Marruecos, donde firmará junto Mohamed VI un acuerdo en favor de la educación, en especial en el ámbito de la mujer, para reducir drásticamente el analfabetismo. Además, desgranó otras dos iniciativas. La primera, con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y el de Egipto, Hosni Mubarak, para cooperar en el ámbito de la seguridad alimentaria. La segunda, junto al presidente de Argelia, Abdelaziz Buteflika, con el fin de promover una Carta Euromediterránea de la Energía y el cambio climático, texto que pretenden trasladar al resto de socios del Proceso de Barcelona-Unión para el Mediterráneo.

Respecto a la actualidad, Zapatero reconoció que el rechazo de Irlanda al Tratado de Lisboa "no es una buena noticia", pero subrayó que, de igual forma que se respeta el deseo mayoritario de los irlandeses, ha de respetarse la decisión de la mayoría de los europeos de querer "más Europa". "La noticia no es que se haya perdido en Irlanda el referéndum. La noticia es que, fuera de Irlanda, la inmensa mayoría de los estados lo han apoyado y han querido seguir adelante porque entienden que más Europa es necesaria", añadió. Zapatero consideró prematuro el debate sobre las posibles excepciones, diferentes velocidades o cooperaciones en la UE tras la decisión de Irlanda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios