Zapatero defiende que la UE sea "exigente" con Cuba

  • Propone sanciones para los estados que no cumplan los nuevos objetivos económicos y advierte que en caso de crisis el teléfono que "debe sonar" es el de Van Rompuy

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró ayer que la UE debe ser exigente con Cuba, pero siempre teniendo "una puerta para el diálogo, pensando, uno, en los cubanos, y segundo en el futuro" de la isla. El jefe del Ejecutivo hizo esta reflexión en una rueda de prensa al término de la reunión de trabajo que mantuvo con los presidentes del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, coincidiendo con el estreno oficial de la presidencia española de la UE.

"Tenemos que ser exigentes con Cuba, pero siempre tener una puerta para el diálogo, pensando, uno, en los cubanos, y segundo, en el futuro de Cuba", señaló, para remarcar que, "más allá de los matices, ésta es una política asumida y compartida por el conjunto de la UE". Agregó que "se puede entender" que para el conjunto de la UE el tema de Cuba no sea una prioridad, aunque, insistió en que para España es importante.

El presidente indicó también que en la "larga reunión de trabajo" que mantuvo con sus dos colegas europeos no abordaron el tema de las relaciones con Cuba porque, aunque es "siempre importante" para España, "tenemos que dedicarle el tiempo que se merece". En este contexto, manifestó que en la misma trataron retos tan importantes para la UE como el cambio climático, las cumbres con Rusia y Estados Unidos.

Aparte de Cuba, Zapatero quiere además que la nueva estrategia económica de la UE para los próximos 10 años que se diseñará durante la presidencia española incluya sanciones para los estados miembros que no cumplan los objetivos que se fijen. Zapatero defenderá que estos objetivos sean vinculantes y no sólo indicativos.

El nuevo plan económico, denominado provisionalmente estrategia 2020, se aprobará en una cumbre los días 25 y 26 de marzo y sustituirá a la fracasada estrategia de Lisboa, que se aprobó hace 10 años con la pretensión de convertir a Europa en la economía del conocimiento más competitiva en 2010.

Zapatero aseguró que "España está a punto de salir de la crisis, si no lo ha hecho ya", y defendió la capacidad de la presidencia española para liderarlo, por lo que vio "inaudito" que se dude de la autoridad de España contra la crisis.

Por último, el jefe del Ejecutivo dejó también claro que en caso de que la UE deba afrontar una grave crisis internacional el teléfono que "debe sonar" es el del nuevo presidente permanente de la UE, el belga Herman van Rompuy. "Para eso hemos instituido la figura", dijo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios