De la Vega ve innecesario el 'contrato de integración' de inmigrantes de Sarkozy

  • El Gobierno rechaza la propuesta francesa a la UE para controlar los flujos de trabajadores extracomunitarios

La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, consideró ayer que "no es necesario" un nuevo contrato de integración para los inmigrantes como el que ha propuesto Francia y dijo que, en España, las pautas para dicha integración son "las normas de convivencia" que marcan la Constitución y las leyes.

De la Vega hizo estos comentarios en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros al ser preguntada por la propuesta que el presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha presentado a los países miembros de la UE sobre inmigración y que apuesta, entre otros puntos, por hacer un contrato a los inmigrantes que incluiría la obligatoriedad de aprender el idioma y la aceptación de las costumbres del país.

La vicepresidenta recordó que el debate sobre la propuesta de un pacto global por la inmigración que pretende lanzar Sarkozy en la segunda mitad del año sigue abierta y es objeto de debate en el que "todos los países están aportando opiniones, comentarios y contrapropuestas".

De la Vega indicó que aunque se ha avanzado en lograr consensos sobre cuestiones como el mayor control de fronteras, sobre otros asuntos, como la manera en la que se debe promover la integración, no hay un acuerdo todavía aunque se trabaja para llegar a él y lograr la necesaria política común europea de inmigración. En este sentido recordó que una de las aportaciones españolas ha sido enfatizar que para que esta política sea eficaz debe hacerse en el seno de la UE pero en colaboración con los países de origen y tránsito de los inmigrantes, una idea que "está reconocida" en la Unión. "Espero que sea la política que triunfe", agregó.

La vicepresidenta reiteró que el modelo español es el que apuesta por una inmigración "legal, ordenada e integradora" que respete los derechos humanos. "Ésa es la política por la que se trabaja desde hace cuatro años y no ha cambiado nada", afirmó. Y añadió que los ciudadanos deben saber que el rumbo del Ejecutivo es claro, que "la lucha contra la inmigración ilegal es firme y que trabajamos por una política común".

De la Vega también aprovechó para alabar la regularización hecha por España en 2005, y que Francia quiere que no se repita en ningún otro país. "Lo que hicimos fue poner orden donde había desorden y poner ley donde había ilegalidad", declaró para a continuación añadir que luego ha habido varios países que han mirado a España para procesos similares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios