Urkullu anuncia que la oferta de Ibarretxe a Zapatero se basa en el proceso de paz

  • Rubalcaba cree que se puede llegar a un acuerdo, pero avisa que no se cimentará en "una hoja de ruta que no va a ninguna parte".

Comentarios 1

No retroceder lo ya andado durante el malogrado proceso de paz. Este es el objetivo con el que el lehendakari, Juan José Ibarretxe, afrontará la reunión que el próximo día 20 mantendrá con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. O eso al menos es lo que dejó entrever el líder del PNV, Iñigo Urkullu, al anunciar que el documento de trabajo previo a la reunión que Ibarretxe enviará a Zapatero estará basado en "en las conversaciones de Loyola, en lo que fue el contenido del diálogo" que durante el alto el fuego de ETA mantuvieron PNV, PSE y Batasuna. Una reunión de la que el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, espera que salga algún tipo de acuerdo que, en todo caso, advirtió no tendrá nada que ver con el plan soberanista anunciado con Ibarretxe, que definió como "una hoja de ruta que no va a ninguna parte".

Urkullu señaló que, tras acordarlo "con EA y EB-Berdeak, en la medida en que el lehendakari representa un Gobierno del que forman parte estas dos formaciones políticas", el documento abierto al debate que Ibarretxe hará llegar a Zapatero antes de la reunión en Moncloa para intentar llegar a un acuerdo de normalización se basará en las conversaciones de Loyola que mantuvieron a tres bandas PSE, PNV y Batasuna. 

En todo caso, Urkullu, en declaraciones a ETB, quiso dejar claro que no hará "nada ilegal" y recordó que, en Loyola, jeltzales, socialistas y Batasuna hablaron de "partir del ordenamiento jurídico vigente". Además, volvió a insistir en que la existencia de ETA no puede impedir la negociación en el plano político ya que, recordó, "la cuestión política es previa incluso a la existencia de la organización terrorista". 

"Lo que queremos es resolver un problema político que deviene de hace dos siglos ya y somos las formaciones políticas en exclusiva las que tenemos capacidad de hacer y de hablar de política", proclamó el líder del PNV que insistió en que "la cuestión de Euskadi" ya se pretendió resolver "en los años 78-79 con el Estatuto de Gernika" y denunció que hoy "casi 30 años después, seguimos donde estábamos".

La solución de ese "problema vasco" que colmaría las aspiraciones del PNV sería un acuerdo que "evidentemente", apuntó Urkullu, debe basarse en "la bilateralidad", de tal forma que no haya "subordinación a España" en lo que definió con un pacto "de autogobierno en el siglo XXI". Y este nuevo acuerdo se abordará tanto "el carácter y condición de identidad nacional del pueblo vasco" como "los mecanismos de decisión de los ciudadanos vascos". 

"Y, por lo tanto -apuntó Urkullu en una velada referencia al referéndum que se incluye en la hoja de ruta de Ibarretxe- la capacidad de incorporar la capacidad de consulta a los ciudadanos en el ordenamiento jurídico, en general", o de la capacidad de articulación territorial".

En todo caso, el líder del PNV subrayó que lo importante es que ambas partes acudan a la cita del día 20 en La Moncloa con una mentalidad abierta y "con un propósito decidido de llegar a un acuerdo". "Nosotros tendremos una posición de partida, otros tendrán otra posición de partida, pero, si nos sentamos con un propósito de llegar a un acuerdo, no cabe nada más que la flexibilidad", aseguró.

Y talante, diálogo y voluntad de acuerdo sí encontrará Ibarretxe en Zapatero. Lo que no encontrará Ibarretxe en Moncloa, advirtió Rubalcaba, es complicidad para sacar adelante "una hoja de ruta que no va a ninguna parte". "Siempre que se sientan dos personas, en este caso dos presidentes de Gobierno con voluntad de diálogo, uno espera que se avance y que haya acuerdos y que haya por lo menos la facilidad de discutir y discrepar", afirmó.

Pero acto seguido, el titular de Interior también puntualizó que el propio Ibarretxe "sabe perfectamente que lo que trae en la cartera no coincide para nada" con la voluntad del Gobierno central. "Es una hoja de ruta a ninguna parte y la nuestra no es ésa", insistió.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios