Última hora Cerca de un centenar de personas, atrapadas en el puerto de Cádiz por la avería de un barco con destino a Canarias

Touriño da la sorpresa y decide no adelantar las elecciones gallegas

  • El presidente de la Xunta cree que "no hay emergencia, debilidades, ni circunstancias de inestabilidad" para el anticipo electoral · Asegura que tuvo "clara" su decisión frente a las presiones de su partido

El presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, descartó ayer que vaya a decidir un adelanto de las elecciones autonómicas y se comprometió a agotar la legislatura y sólo proceder a un anticipo técnico para que los comicios gallegos no coincidan con los europeos, previstos para junio de 2009.

En una comparecencia convocada con carácter extraordinario, tras la reunión semanal del Consello de la Xunta, Touriño dijo que "no hay emergencia, debilidades, ni circunstancias de inestabilidad" que aconsejen proceder a un adelanto electoral. Así, se comprometió a no utilizar la prerrogativa que le otorga la ley para convocar las elecciones más que "cuando convenga a Galicia".

"Respondo de la palabra dada", proclamó el jefe del Ejecutivo gallego, tras recordar que en varias ocasiones se había comprometido a completar la legislatura. En todo caso, reconoció que la cuestión del adelanto "estaba ahí" y que escuchó "muchas opiniones" a lo largo de este mes.

No obstante, aseguró que siempre tuvo "clara" su decisión frente a las presiones de sectores de su partido que apostaban por el adelanto electoral para no coincidir con las europeas de junio de 2009 ni con las vascas, que podrían celebrarse entre marzo y abril, así como para adelantarse a un posible recrudecimiento de la crisis económica.

Preguntado sobre por qué no zanjó antes la incertidumbre y permitió las especulaciones, advirtió que la función del presidente "no es estar moviéndose como una hoja al viento, llevada por una serpiente de verano", tras lo cual Touriño concluyó que difícilmente le verán "saliendo al paso de cada bulo".

Touriño, que aprovechó la visita a Galicia el pasado miércoles del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para trasladarle su decisión, consideró "legítimas" las voces que reclamaban un adelanto de los comicios, aunque espera ver una "rectificación" de los que dudaban de su capacidad de decisión y liderazgo y decían que la decisión estaba tomada desde la dirección del PSOE en Madrid.

"Se dijeron muchas cosas sobre la libertad y sobre su liderazgo y la capacidad de decisión del presidente de la Xunta. Demasiadas", aseveró Touriño para reclamar "una rectificación" y reivindicar que gestiona el Ejecutivo gallego "en clave de país".

Consultado sobre si su decisión muestra su liderazgo entre los socialistas, ya que muchos de sus compañeros le reclamaban un adelanto, el jefe del Ejecutivo gallego consideró "absurdo" que tenga que demostrar su liderazgo "ni en la sociedad ni en su partido" y recordó al respecto que en el último congreso del PSdeG fue apoyado "de forma prácticamente unánime".

El máximo mandatario gallego desvinculó su decisión de las cuestiones partidarias y enfatizó que no tiene "más hipotecas" que su compromiso con Galicia. Una vez zanjado que agotará la legislatura, apeló "a la lealtad y la responsabilidad" de todas las fuerzas para continuar trabajando estos meses. "Que el Gobierno siga gobernando y la oposición haciendo su trabajo", dijo.

En esa línea, apostó por "arrimar el hombro" para afrontar los retos que la comunidad tiene por delante, ya que "se avecinan tiempos difíciles" en el ámbito económico. Así, explicó que "el Gobierno demostró fortaleza y estabilidad y no va a salir corriendo ante las dificultades" y consideró que asumir estos retos exige "que el debate político no se vea condicionado por la proximidad de un debate electoral".

Respecto a la fecha de los comicios, apuntó que aún "quedan muchos meses para el agotamiento de la legislatura" y consideró que "no sería bueno" que se reproduzca de nuevo un debate sobre la convocatoria electoral.

En todo momento, el presidente de la Xunta defendió "la normalidad" de su Gobierno, "el más estable de la historia democrática" de Galicia, que según él tiene sus vértices en el "liderazgo, estabilidad y confianza" y que por lo tanto no tendría sentido un adelanto.

Touriño concluyó que "excitar el rifirrafe electoral no es bueno" y finalizó su intervención advirtiendo que "quedan muchos meses" para la campaña y ahora "toca trabajar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios