El Supremo tomará la batuta

  • El juez del TS Pablo Llarena se propone asumir toda la causa sobre el 'procés', para lo que ha pedido a su compañera de la Audiencia Nacional Carmen Lamela un informe al respecto

Oriol Junqueras , a su llegada a la sede de la Audiencia Nacional. Oriol Junqueras , a su llegada a la sede de la Audiencia Nacional.

Oriol Junqueras , a su llegada a la sede de la Audiencia Nacional. / EFE

Comentarios 1

El independentismo sigue echando el freno sin hacer ascos a la autocrítica tras el fiasco de una (pseudo) declaración unilateral de independencia (DUI) en la que no supo marcar bien los tiempos, según admitió este martes en Madrid el ex president Artur Mas. Unos tiempos, los políticos, que se revuelven con los judiciales, en los que los secesionistas perciben un doble rasero: el de la Audiencia Nacional, implacable con los miembros del Govern que han desfilado ante la juez Carmen Lamela, a los que envió a prisión; y el del Tribunal Supremo (TS), en el que por los mismos delitos (rebelión, sedición y malversación), el juez Pablo Llarena dejó libres bajo fianza a la presidenta y cinco miembros de la Mesa del Parlament. Con la salvedad, todo sea dicho, de que éstos últimos se comprometieron a acatar la legalidad y redujeron la DUI a puro simbolismo sin valor jurídico, mientras el vicepresident y los consellers a rebufo del artículo 155 de la Constitución se habían negado a declarar.

El caso es que, obviamente, el juez Llarena -que, al contrario que Lamela, hizo caso omiso de la petición de prisión incondicional de la Fiscalía y dio además unos días a las defensas de los encausados para preparar sus alegaciones- merece más confianza por parte de los secesionistas, que verían con agrado que absorbiera todas las causas sobre el procés, que también se reparten entre el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) y un juzgado de Barcelona.

De hecho, la defensa de la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, y de la miembro de la Mesa Ana Simó, ejercida por el mismo abogado que defiende a Junqueras, Andreu van der Eynde, ya ha pedido al Supremo que acumule ambas causas.

Lo que es presumible, ya que Llarena ha pedido un informe a Lamela como paso previo antes de asumir la causa que se sigue contra los ex miembros del Govern y los responsables de la Asamblea nacional Catalana y Òmnium -también encarcelados sin posibilidad de fianza- en la Audiencia Nacional. El juez del Supremo pretende acumular las dos causas y para ello ha solicitado a la juez Lamela que en el plazo de 5 días le informe sobre los aspectos fácticos, procesales e investigativos de ambos procedimientos.

Además, la juez de la Audiencia Nacional preguntará al fiscal y a los abogados de los imputados sobre la posibilidad de acumular ambos procedimientos en el Supremo y les conminará a que hagan llegar sus escritos al alto tribunal. La pasada semana, Llarena dictó otra providencia en la que reclamaba al TSJC la investigación sobre Forcadell y los demás miembros de la Mesa, un primer paso a lo que podría suponer la acumulación de todos los procedimientos sobre la independencia de Cataluña en uno solo.

Un objetivo que, a pesar de los pesares, sigue "perfectamnte vigente" según expuso este martes Artur Mas en el Club Siglo XXI en Madrid, ya que "no es "un capricho de cuatro locos o cuatro gatos", sino que es compartido por más de dos millones de personas en Cataluña. En el coloquio Diálogos sobre Cataluña, explicó que otra cuestión es que por parte sectores soberanistas se haga "una reflexión" sobre lo ocurrido y si hubo "control de los tiempos inteligente o no".

Mas participó en este foro junto al presidente del PPC y candidato del partido para el 21-D, Xavier García Albiol; el portavoz de En Común Podem en el Congreso y candidato de CatComú-Podem, Xavier Domènech, y el ex jefe socialista del Govern José Montilla, con quien coincidió en señalar que el "problema" viene de la sentencia del Tribunal Constitucional contra el Estatut en 2010.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios