Desafío secesionista en Cataluña

Sánchez: "El PSOE obligará a Rajoy a buscar una solución pactada para Cataluña"

  • Recrimina al Ejecutivo que delegue en los tribunales y no utilice la política para hallar salida a sus problemas, "sin ley no hay salida, pero sin política tampoco"

Comentarios 8

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha afirmado este sábado que la parálisis política del Gobierno frena la solución a la situación en Cataluña y ha asegurado que los socialistas obligarán a Mariano Rajoy a dialogar y buscar una solución pactada para resolver el conflicto catalán.

Sánchez, que ha intervenido en el acto con el que el PSC ha abierto el curso político en Badalona, se ha preguntado "¿de qué sirve un Gobierno en España que delega todas sus funciones en los tribunales?".

"Sin ley no hay salida, pero sin política tampoco", ha recalcado el líder socialista, quien ha incidido en que "ni Cataluña es Puigdemont ni España es Mariano Rajoy".

Sánchez ha explicado que en la crisis catalana hay tres posiciones: la del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, de votar sin dialogar; la del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de dialogar sin votar; y la del PSOE de dialogar y votar un acuerdo legal y con todas las garantías democráticas.

"Y, luego, está el fotógrafo", ha añadido en alusión al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que "con todo lo que está cayendo", propone "una foto". "Pues que se compre una cámara y ponga un fotógrafo", le ha respondido.

Para el dirigente socialista, sin embargo, "lo primero es dialogar" y, si bien ha considerado que las ilegalidades hay que perseguirlas, ha subrayado que "los derechos no se pueden recortar".

Ha justificado así la comisión de diálogo impulsada por el PSOE en el Congreso para buscar una solución política entre todas las fuerzas parlamentarias y cuyo inicio de los trabajos deberá remontarse a 2010, con la sentencia del Estatut, ha señalado.

"No es el momento ni de siglas ni de partidos ni de ideologías", ha dicho Sánchez, que se ha mostrado convencido de que esta comisión permitirá encontrar un "nuevo punto de arranque" para resolver un conflicto que "no va de ganar a Rajoy, sino de romper España y fracturar Cataluña de manera ilegal y unilateral".

Por eso, ha pedido al PEdCAT, a ERC y al Govern que no engañen a los catalanes diciendo que "el 1 de octubre van a echar a Rajoy" y les ha insistido en que el PSOE no participará en esa "farsa" que quiere "disfrazar con urnas un acontecimiento que no es democrático".

"Al PP le ganaremos en las urnas", ha subrayado y ha dicho a los secesionistas que "querer a Cataluña no es dividir a Cataluña" y al Gobierno que "defender la identidad de España no es confrontar a España".

Eso es, según ha criticado, lo que han hecho los populares en los últimos años: confrontar territorios para ganar elecciones. "Esa es la responsabilidad histórica de Mariano Rajoy", ha afirmado.

Pero "aún con todo eso", ha añadido, la deriva independentista "no se justifica" y de ahí que, a diferencia del PP cuando estaba en la oposición, el PSOE vaya a "arrimar el hombro e intentar resolver la crisis que se vive en Cataluña y en el conjunto de España".

"Queremos volver a reconciliar a los pueblos de España a través de una reforma de la Constitución", ha resaltado.

Sánchez ha comenzado su intervención destacando la unidad del PSOE y el PSC y con un reconocimiento a los alcaldes socialistas catalanes "señalados" por defender la legalidad y el diálogo y les ha asegurado que es "muy consciente" de sus sacrificios personales.

También ha tenido palabras de apoyo para el cantante Joan Manuel Serrat, a quien los independentistas han criticado por manifestarse en contra del referéndum, y ha recordado que hace unos años fue criticado por cantar en catalán.

Además del líder del PSC, Miquel Iceta, entre los asistentes también estaban primeras espadas del PSC como la alcaldesa de L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona), Núria Marín; la diputada en el Congreso, Mertixell Batet; el exalcalde de Barcelona, Jordi Hereu; la portavoz en el Parlament, Eva Granados, y el alcalde de Viladecans (Barcelona), Carles Ruiz, el hombre fuerte de Pedro Sánchez en Cataluña.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios