San Gil amaga con dejar la política porque no se fía del equipo de Rajoy

  • La presidenta del PP vasco se declara "engañada" y anuncia que tirará la toalla si no recupera la confianza en el líder del partido · Dice que ha percibido una "clara voluntad" de cambiar estrategias

María San Gil se está planteando dejar la política. Todo dependerá del grado de confianza en los dirigentes del partido, declaración que evidencia que en estos momentos la presidenta del PP vasco ha perdido la confianza en el equipo de Mariano Rajoy.

San Gil, que había decidido no hablar con los periodistas hasta la semana próxima y se mantenía en silencio desde que el pasado domingo abandonó la ponencia política del PP, rompió ayer ese silencio para condenar el atentado de ETA a la casa cuartel de Legutiano en el que perdió la vida el guardia civil Juan Manuel Piñuel. Tras la condena, no tuvo más remedio que responder a las preguntas relacionadas con sus últimas decisiones políticas.

Dijo abiertamente que ha "perdido la confianza" en la dirección nacional del PP y, que si no la recupera en los próximos días, se retirará de la política, renunciando por tanto a continuar en la presidencia del PP del País Vasco y ser candidata a lehendakari en las próximas elecciones. San Gil dijo también que el congreso del PP vasco lo adelantará al mes de julio y que se ha sentido "engañada" en su trabajo como ponente de la ponencia política que se debe debatir en el congreso nacional que se inicia el 21 de junio.

Afirmó que ella personalmente le había comunicado a Rajoy sus intenciones, tanto del adelanto del congreso regional como de tomar una decisión sobre su continuidad, y que creía actuar con "honestidad y coherencia". Habló de "quiebras" y de "dudas" en su confianza a la dirección nacional, pero no se cerró ninguna puerta al admitir que si se despejaban sus dudas o recuperaba la confianza en Rajoy y en su equipo, podría volver a presentar su candidatura en el congreso de junio para seguir al frente del PP vasco.

María San Gil explicó que percibía "clara voluntad de cambiar determinadas políticas", alusión clara a las declaraciones del ponente canario José Manuel Soria, que dijo que el PP establecerá sus relaciones políticas con los partidos nacionalistas en función de lo que considere más adecuado en cada momento y en cada región, declaraciones que provocaron que San Gil decidiera no respaldar la ponencia política, a pesar de que finalmente había recogido todas sus propuestas.

Pero la palabra "confianza", repetida varias veces a lo largo de la rueda de prensa, daban la clave de lo ocurrido el pasado domingo. San Gil dijo que "cuando no se está cómodo no se puede disimular" y que si en cuarenta días sabrá si lo que percibe ahora "son sólo sospechas o no lo son".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios