Rubalcaba cree que los detenidos ordenaron los últimos asesinatos de ETA

  • El ministro del Interior asegura que las detenciones suponen que "estamos más cerca del fin (de ETA), pero esto no es el fin".

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, se ha mostrado seguro de que los cuatro presuntos etarras detenidos ayer en Burdeos ordenaron los últimos asesinatos cometidos por la banda terrorista.

"Si lo que me pregunta es si yo creo que los que han sido detenidos esta noche están detrás o incluso llegaron a ordenar los últimos asesinatos de la banda terrorista, le digo que creo que sí", ha señalado Rubalcaba en una rueda de prensa en la sede de su Ministerio.

El titular de Interior, que ha insistido en que la operación policial es "de extrema relevancia", ha señalado, respecto de Francisco Javier López Peña, ‘Thierry’, que "probablemente en el momento actual es una de las personas con más influencia política y militar en la banda terrorista, si no la que más".

También ha dicho que la Guardia Civil "da importancia" a la detención esta madrugada en Andoain (Guipúzcoa) del ex alcalde de esta localidad José Antonio Barandiaran, quien presuntamente mantuvo una reunión con los arrestados en Francia hace un par de días.

Tras asegurar que la operación sigue abierta, porque continúan los registros en el piso de Burdeos -donde se han hallado cuatro armas cortas, documentación falsa, abundante material informático y pequeñas cantidades de explosivos "cuya finalidad está por comprobar"-, el ministro ha afirmado que las detenciones suponen que "estamos más cerca del fin (de ETA), pero esto no es el fin".

"Nunca ETA ha tenido tan claro como ahora que jamás va a conseguir ninguno de sus objetivos políticos a través de la violencia y la democracia nunca ha tenido tan claro que esto se acabará", ha manifestado Rubalcaba, que ha añadido que, lejos de bajar la guardia, las Fuerzas de Seguridad "redoblarán sus esfuerzos" tras este éxito.

El titular de Interior no ha facilitado ningún dato sobre la operación, más allá de revelar que los etarras "vivían hace algún tiempo" en el piso en el que se produjeron las detenciones, de sólo 34 metros cuadrados, y del que la Guardia Civil cree que se trataba "de una localización transitoria y no de un lugar de residencia permanente".

Tampoco ha querido confirmar si, como ha asegurado la ministra francesa del Interior, Michelle Alliot-Marie, los dos vehículos robados hallados durante la operación "sin duda estaban destinados a cometer atentados".

"No sé si los utilizaban para algo más que para moverse, pero si ella lo ha dicho, seguro que es bueno", ha indicado Rubalcaba.

Además del de Juan Manuel Piñuel, el guardia civil muerto el pasado día 14 en el atentado contra la casa cuartel de Legutiano (Álava), ETA ha asesinado en los últimos meses al militante socialista Isaías Carrasco (el 7 de marzo en Arrasate, Guipúzcoa) y a los agentes del instituto armado Raúl Centeno y Fernando Trapero, el pasado 1 de diciembre en la localidad francesa de Capbreton).

A estas muertes hay que añadir las de los ciudadanos ecuatorianos Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio en el atentado del 30 de diciembre de 2006 en la Terminal 4 del aeropuerto de Barajas (Madrid) con el que la banda rompió el alto el fuego que había declarado el 22 de marzo de ese mismo año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios