Refuerzo en la frontera de Melilla tras el segundo asalto de 20 subsaharianos

  • El perímetro fronterizo de Melilla mantiene las medidas de refuerzo en vigilancia y seguridad tras el segundo asalto de inmigrantes subsaharianos registrado en las últimas 24 horas en el puesto fronterizo de Beni-Enzar.

Sobre las 23:15 horas de esta noche alrededor de una veintena de 'sin papeles' han intentado acceder a territorio español por la fuerza.

Según ha confirmado la Delegación del Gobierno a través de un comunicado de prensa, este intento de entrada irregular de inmigrantes ha sido de "menor intensidad" con respecto al que se registró en la madrugada de ayer, cuando entre 60 y 70 subsaharianos protagonizaron una avalancha que arrolló literalmente a los agentes marroquíes y españoles que en ese momento custodiaban ambos lados de la frontera.

La veintena de inmigrantes que han intentado esta noche entrar a Melilla de forma irregular ha sido interceptada por los agentes marroquíes en su propia frontera, quienes alertaron a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad españolas, que reaccionaron "de inmediato" para cerrar la verja del paso fronterizo y establecer un cordón policial para impedir la entrada de los subsaharianos.

De este modo, ninguno de los inmigrantes ha conseguido acceder a la parte española del paso fronterizo de Beni-Enzar, aunque fuentes policiales confirmaron a EFE que algunos de los subsaharianos consiguieron quedarse cerca.

Durante el tiempo que ha permanecido cerrada la verja del puesto fronterizo se ha visto interrumpido el paso de vehículos y personas de un lado a otro de la frontera, aunque pronto se volvió a restablecer el flujo en el puesto de Beni-Enzar, donde en estos momentos la normalidad es "absoluta", según ha asegurado la Delegación del Gobierno en su comunicado.

Además, después del intento de entrada de los subsaharianos la Guardia Civil ha restringido algunos de los accesos al puesto fronterizo para permitir un mayor control de los vehículos que intentaban pasar a Marruecos y evitar un caos circulatorio por el cierre de la frontera.

El intento de entrada se ha producido durante el lanzamiento de penaltis del partido de la Eurocopa España-Italia, con el objeto de aprovechar un supuesto relajamiento en la vigilancia fronteriza por parte de los agentes españoles, que no se dio porque, según la Delegación del Gobierno, estaban "prevenidos" tras la avalancha de la pasada madrugada.

Los dos últimos intentos de entrada de inmigrantes se diferencian de los que se han registrado en los últimos años en que los inmigrantes no han saltado la alambrada, sino que han entrado a la carrera y arrollando todo lo que han encontrado a su paso, debido a que en esa zona el perímetro fronterizo está reforzado por dos vallas de seis metros con un entramado de alambres de acero en el centro denominado sirga tridimensional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios