Rajoy ofrece "seguridad y concordia" frente a la "tensión" de Zapatero

  • El candidato del PP asegura que "muchos votantes socialistas tienen miedo" a su número uno · Rajoy reitera que Zapatero "pone cara de bueno pero se quitó la careta y a la vista de todos quedó el careto"

Comentarios 4

El candidato del PP a la Presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, ofreció ayer concordia y seguridad para todos los españoles frente a la "tensión" y el "dramatismo" de su principal adversario, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

En un acto preelectoral en Oviedo, Rajoy volvió a referirse a las manifestaciones fuera de micrófono que Zapatero realizó el pasado lunes tras una entrevista en Cuatro, donde, según el líder del PP, el candidato socialista "se quitó la careta" y "a la vista de todos quedó el careto".

Para Rajoy, que instó a los asistentes al mitin a preparar los paraguas ante lo que se avecina en la campaña, Zapatero "ha creado problemas, se ha ido con los radicales, le echa la culpa de todo al PP, pone cara de bueno y luego se presenta como una víctima". "Un presidente del Gobierno no debe meter miedo ni amenazar con que viene el coco", agregó el aspirante popular, que aseguró que "hay muchos votantes socialistas que le tienen miedo a Zapatero y no al señor Rajoy".

Para el líder del PP, un presidente del Gobierno no debe "dividir a la gente" ni ofrecer "tensión ni dramatismo", sino "el reformismo, la moderación, tranquilidad y seguridad" a las que se comprometió Rajoy en su discurso. El candidato del PP tendió la mano a los electores y contrapuso su proyecto de solucionar los problemas reales que afectan a los ciudadanos con la actitud de Zapatero, que, en su opinión, "está en la luna", genera "incertidumbre" y gobierna con "ocurrencias e improvisaciones".

Rajoy calificó de "duros y difíciles" los cuatro años de gobierno socialista, donde él ha tenido que defender, "en contra de muchas fuerzas políticas", ideas y principios que "nunca se pusieron en tela de juicio en España". "Nos han arreado mucho en estos años", pero "hoy, después de todo lo que pasó, estamos aquí y vamos a ganar", aseveró Rajoy antes de agradecer a sus simpatizantes el haber estado a la altura de las circunstancias en ese periodo.

Rajoy también cargó contra el vicepresidente segundo, Pedro Solbes, una persona "aburrida" y "cansada" que "quiere dejar la política desde hace años".

También sacó a colación las propuestas socialistas sobre inmigración, un asunto en el que "no vale la política del avestruz", al tiempo que precisó que la inmigración requiere "orden, control y legalidad". "Quiero para todos los seres humanos, sea cual sea su ideología o raza, los mismos derechos y oportunidades, pero también los mismos deberes y obligaciones", apostilló Rajoy.

Reiteró que en su campaña no hablará ni de la Memoria Histórica, ni de Franco ni de la República -"no me interesan, sólo me interesan los españoles"- y afirmó que si gana las elecciones no negociará con ETA, ya que a los terroristas sólo hay que "aplicarles la ley".

Rajoy dio las gracias a los mandatarios de Francia, Alemania y Holanda por el "apoyo y ayuda" que han dado al PP.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios