Rajoy intenta pacificar el núcleo duro del PP en persona

  • El líder popular se reúne con Arístegui, dirigente que también le criticó en público · Fraga elogia a Gallardón y se queja de que Aguirre ha creado problemas

El líder del PP, Mariano Rajoy, no está dispuesto a que las cosas se le escapen aún más de las manos y quiere meter en vereda, o al menos aplacar, a las voces discordantes que cada vez proliferan más en su partido. Tras verse con María San Gil, ayer se reunió con el portavoz popular de Exteriores en el Congreso, Gustavo de Arístegui, otro de los críticos, quien definió la reunión como "extraordinariamente cordial, positiva y muy fructífera". En ella, Arístegui trasladó a Rajoy las críticas y reproches que ha formulado estas últimas semanas y el porqué de las mismas.

Arístegui ha sido uno de los dirigentes del PP que públicamente ha defendido que sería mejor que Rajoy desvele su equipo cuanto antes. En los últimos días, el dirigente popular también afirmó que sería "sano y saludable" que hubiese más de una candidatura en el Congreso Nacional y apostó por tender la mano a todos los sectores del partido.

Y en la reunión de poco más de una hora que mantuvo con Rajoy en Génova tuvo la oportunidad de trasladarle personalmente al líder del PP estas sugerencias o reproches y las razones que le llevaron a expresarlas públicamente. "Eso ya lo sabe y le he explicado por qué lo he dicho", afirmó Arístegui, que también reveló que "cuando uno tiene que decir todo lo que tiene que decir, lo dice en privado". En consecuencia, le dijo "más cosas en privado" a Rajoy de la que le ha dicho en público, aunque no quiso entrar en más detalles.

En todo caso, Arístegui destacó el ambiente "cordial" en el que se ha desarrollado la reunión, que definió como "muy admirable y muy franca". "Nos hemos dicho lo que pensábamos con toda lealtad y con toda sinceridad", insistió el portavoz de Exteriores popular que también quiso dejar claro que, discrepancias al margen, lo importante es trabajar por la unidad del partido, un valor supremo que está por encima de desencuentros personales.

"Creo en la unidad del partido por encima de todo, que es un instrumento muy importante para España y para construir una alternativa al PSOE que está gobernando muy mal", afirmó Arístegui. En pos de ese objetivo trabajaran "todos" en el PP, dijo, y, "obviamente", él también va a contribuir a conseguirlo "con todos los esfuerzos".

También ha trascendido que Rajoy se entrevistó con el eurodiputado Jaime Mayor Oreja el miércoles, el mismo día en que el líder de los populares se reunió en Vitoria con María San Gil para intentar reconducir la crisis abierta a raíz de la decisión de la dirigente vasca de abandonar la Ponencia Política, informaron fuentes del partido.

La charla se produjo tan sólo un día después de que el ex ministro del Interior proclamase que María San Gil, él y otras "muchas personas" iban a "dar la batalla" porque "tirar la toalla es un disparate". "O nos convertimos en un partido light o es un partido resistente. Algunos queremos que sea un partido resistente", aseguró Mayor.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, sigue presente en la batalla, aunque sea por alusiones. Fue el presidente de honor del PP, Manuel Fraga, quien achacó a la dirigente popular haber creado problemas. Y lo peor es que lo hizo comparándola con su eterno enemigo, el alcalde madrileño, Alberto Ruiz-Gallardón, un hombre "con unas condiciones extraordinarias".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios