Cataluña

Puigcercós traza las "tres líneas rojas" para la continuidad del tripartito

  • Las condiciones que ERC pone a Montilla son: la financiación, la sentencia del TC sobre el Estatut, y el "blindaje" del catalán.

El presidente de ERC, Joan Puigcercós, ya ha trazado las "tres líneas rojas" que determinaran la continuidad del tripartito catalán. Fue el nuevo secretario general de ERC, Joan Ridao, el que anunció que en su próxima reunión con el presidente de la Generalitat, José Montilla, Puigcercós expondrá las las tres condiciones irrenunciables para que los republicanos continúen en el Gobierno: la "preservación y blindaje" de la inmersión lingüística en educación, un "muy buen acuerdo" de financiación, y la "contundencia" ante una eventual sentencia del Tribunal Constitucional contraria al 'Estatut'.

Tras la primera reunión de la nueva ejecutiva de ERC presidida por Puigcercós, Ridao compareció en rueda de prensa y señaló que el nuevo presidente de la formación republicana se reunirá con su antecesor y vicepresidente del Gobierno, Josep Lluís Carod-Rovira, para coordinar el papel y la estrategia del partido en la Generalitat, que estará marcada por las tres "líneas rojas" que ha trazado "con un rotulador muy grueso" la nueva dirección de ERC.

Ridao señaló que aunque "no hay voluntad de romper este Gobierno", los límites que no están dispuestos a cruzar para mantenerse en él, pasan por "preservar" el modelo de inmersión lingüística con una "potente ley de educación que blinde legalmente" el sistema educativo y lingüístico. En segundo lugar, señaló la consecución de un "muy buen" acuerdo de financiación para Cataluña y, aunque no quiso ponerle cifra, indicó que ERC "tiene que ser exigente y garante de un acuerdo positivo".

El nuevo secretario general de ERC también se refirió a una hipotética sentencia del TC contraria al 'Estatut', un escenario, advirtió, que "obligará a hablar con otras fuerzas y en el interior del Gobierno" y también con las plataformas soberanistas, para diseñar entre todos una respuesta "contundente". Ridao dijo que, ante la sentencia del TC, ERC primero hablará con sus socios (PSC e ICV-EUiA), y después con CiU para "consensuar y llegar a un acuerdo unitario", también con plataformas soberanistas. 

Sólo si este acuerdo fracasa, explicó Ridao, harían "lo que dice la ponencia" estratégica aprobada el sábado en el congreso republicano. Según el texto, basado en una enmienda de los críticos de Esquerra Independentista (EI), si el TC rebaja el Estatut, ERC deberá instar al Parlament a convocar una consulta popular para autorizar al Ejecutivo a iniciar negociaciones con el Estado sobre el derecho a decidir y, en caso de negativa del Gobierno a negociar, convocar un referéndum de autodeterminación. 

Pero a pesar de las exigencias trazadas a modo de líneas rojas por ERC, desde el PSC aseguran que el Gobierno catalán "más sólido ahora" que antes del congreso de ERC. El viceprimer secretario y portavoz del PSC, Miquel Iceta, afirmó que el Gobierno catalán es "más sólido ahora que hace tres días" y señaló que "lejos de lo que muchos profetizaban", la remodelación republicana es un "factor de estabilidad" en el Ejecutivo catalán.

Así, Iceta quiso destacar que en el congreso del pasado sábado la militancia de ERC optó por "relanzar la acción de gobierno" y rechazó revisar el pacto de Entesa y  expresaron "de forma amplísimamente mayoritaria" su apoyo al acuerdo. En todo caso, y tras señalar que el PSC acogerá "con mucha atención y voluntad de acuerdo los planteamientos que la nueva dirección de ERC quiera hacer", el portavoz de los socialistas catalanes advirtió que celebrar una consulta popular si el Constitucional recorta el 'Estatut' "quedaría fuera" del pacto de Entesa.

La otra pata del tripartito, ICV, también es de la misma opinión y asegura que el resultado del congreso de ERC no pone el riesgo la estabilidad del pacto de Entesa. En rueda de prensa, el portavoz de ICV en el Congreso, Joan Herrera, afirmó que resultado cónclave republicano no afectará a la estabilidad del Gobierno catalán, y aseguró que el tripartito tiene aún "mucho camino por recorrer". Herrera quiso subrayar que fueron muchos los temas que se discutieron en el congreso de ERC pero en ningún momento se puso en duda la continuidad del Ejecutivo, lo que sin duda es un "buen síntoma".

Totalmente distinto es el diagnostico que hace la oposición. El presidente del PP catalán, Daniel Sirera, aseguró que el Gobierno catalán está "hoy más que nunca" en una "crisis profunda" y exigió a Montilla, que concrete quién es el interlocutor de los republicanos en el Ejecutivo catalán, si Carod-Rovira, o el nuevo presidente de ERC, Joan Puigcercós. Por su parte, el portavoz de Ciutadans, Jordi Cañas, señaló que Carod-Rovira es ya un "cadáver político" que no podrá frenar la "radicalización" de la acción del Gobierno que forzará ERC tras su congreso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios