Patxi López apuesta por "un referéndum con todas las consecuencias"

  • El líder de los socialistas vascos diferencia su consulta de la que postula Ibarretxe en el respeto a las reglas del juego

El secretario general del PSE, Patxi López, presentó ayer su hoja de ruta si es elegido lehendakari. Un proyecto en el que también apuesta por mejorar el autogobierno de Euskadi, aunque respetando "nuestras reglas del juego, contenidas en la Constitución y el Estatuto". Así, frente a la "consulta no vinculante" de Ibarretxe, "que sólo nos lleva a la división y al enfrentamiento", López aboga por "un referéndum con todas las consecuencias, que sea el resultado lógico y legal del recorrido que tenemos que hacer: acuerdo entre vascos, aprobación por el Parlamento Vasco, ratificación por las Cortes Generales y refrendo de los ciudadanos vascos". Es decir, una reforma estatutaria pura y dura llevada a cabo por el procedimiento legalmente previsto, pero que desde el PP se interpreta como una cesión "al nacionalismo y a los acuerdos de Loyola".

Con la vista innegablemente puesta ya en las elecciones vascas previstas para el próximo año, López presentó, en un encuentro con los cargos públicos y orgánicos del PSE en Bilbao, su Propuesta para el diálogo y la convivencia en Euskadi.

Según el líder de los socialistas vascos, "por mucho que algunos estén empeñados en instalar una imagen de enfrentamiento entre gobiernos y de división de la sociedad vasca", el diálogo, el acuerdo y el entendimiento en Euskadi "es posible". Así, frente a la "política obtusa e irresponsable" del tripartito de Ibarretxe y su "raca-raca", el líder del PSE prometió "una Euskadi hecha entre todos" que supere estos tiempos de "enfrentamiento".

"Lo que hace falta en Euskadi es una negociación entre todos los partidos políticos democráticos", subrayó López, para alcanzar "un acuerdo entre vascos por la convivencia, el autogobierno y el futuro del país" que parta de una serie de "principios básicos que deben ser compartidos por todos".

A su entender, "no hubo portazo en la Moncloa, hubo sentido común" cuando el presidente del Gobierno pidió a Ibarretxe que "lo primero que tenía que conseguir era un acuerdo en Euskadi que representara a una amplia mayoría de la sociedad vasca". Un paso necesario dentro de las "reglas del juego democrático" que para López, igual que le dijo Zapatero a Ibarretxe el martes, son innegociables.

Así, frente a la "consulta no vinculante que sólo nos lleva a la división y al enfrentamiento" planteada por Ibarretxe en su hoja de ruta soberanista, el líder del PSE aboga por celebrar "un referéndum con todas las consecuencias". Una consulta que sería el paso final, "el resultado lógico y legal" del recorrido legalmente establecido en la Constitución y que comenzaría por ese "acuerdo entre vascos", continuaría con la aprobación del mismo en el Parlamento vasco, y su ratificación por las Cortes Generales y, finalmente, con "el refrendo de los ciudadanos vascos".

Pero para el PP, el mero hecho de hablar de referéndum para la reforma estatutaria el País Vasco -algo que recordemos ya se produjo en Cataluña y en Andalucía, donde la reforma contaba incluso con el apoyo del PP andaluz de Javier Arenas- ya supone "sucumbir al nacionalismo y a los acuerdos de Loyola", a los que llegaron PSE, PNV y la ilegalizada Batasuna durante la tregua. Así lo proclamó el secretario general del PP del País Vasco, Carmelo Barrio, que lamentó que López responda a la consulta de Ibarretxe con "otro referéndum".

Por otra parte, el vicepresidente de la Generalitat y presidente de ERC, Josep Lluís Carod-Rovira, se reunirá el miércoles en el Palacio de Ajuria Enea con el lehendakari, Juan José Ibarretxe, para tratar sobre las consultas populares que proponen los dos sobre las relaciones con España.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios