El líder del PP logra en Berlín apoyo para su 'contrato de integración' para inmigrantes

  • Mariano Rajoy se reúne con Angela Merkel para presentarle su polémico plan de inmigración, que piensa plantear a nivel europeo y que le pareció ýmuy interesanteý a la canciller alemana.

Comentarios 11

Rajoy se reunió hoy en la sede del Gobierno alemán en Berlín con la canciller, Angela Merkel, con quien habló sobre las elecciones generales que se celebrarán en España el 9 de marzo, de la inmigración y de la economía.

"Me presento a las elecciones con el apoyo del corazón de Europa", dijo el candidato del PP a la Presidencia del Gobierno español, al recordar también su reunión de hace unos días en París con el presidente francés, Nicolás Sarkozy, y en Madrid con el primer ministro holandés, Jan Peter Balkenende.

En una rueda de prensa celebrada en la sede de la CDU tras la reunión con Merkel, Rajoy hablo de su contrato de integración y dijo que él apostará por la legalidad, por el orden y, frente a la discriminación de las personas y la creación de guetos, por la defensa de la dignidad de los ciudadanos.

Opinó que es una iniciativa "buena" para los que vienen de fuera, para los europeos y para consagrar que todo el mundo debe tener los mismos derechos, oportunidades, deberes y obligaciones, y recordó que esta propuesta ya existe en cuatro países -Francia, Reino Unido, Bélgica y Holanda- y que en Alemana hay un modelo similar.

Preguntado por las acusaciones de que ese contrato fomenta la xenofobia, Rajoy aseguró que esas palabras le "traen sin cuidado" y las restó importancia por considerar que "despachar" unas propuestas "con dos o tres frases demagógicas" es "no tener criterio".

Rajoy apostó, como ya hizo ante Sarkozy, por una política común de inmigración entre todos los países de la UE basada en un "sí" a la misma "cuando sea necesaria", que sea legal y ordenada, que se luche contra la inmigración irregular y en hacer una apuesta clara por la integración de las personas.

Prometió que, si gana, trabajará para que haya "normas comunes" en toda la Unión en gestión y control de fronteras, concesión de visados, expulsión a las personas que estén ilegalmente y a los delincuentes extranjeros, atribución de derechos y obligaciones, oportunidades y deberes, en materia de reagrupación familiar y en la lucha contra la explotación de las personas.

Ante la controversia surgida entre Merkel y el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, a cuenta de la política de inmigración, Rajoy dijo no haber hablado de este asunto en su reunión, pero sí resaltó que está plenamente de acuerdo con la gestión que lleva a cabo Merkel a la hora de integrar a las personas. "No podemos apostar por los guetos", añadió.

Respecto al voto en las elecciones generales y preguntado por si plantea alguna modificación para que ejerzan ese derecho los inmigrantes, Rajoy manifestó no estar a favor de ampliar ese derecho a nadie, aunque resaltó que no se opondría si se hiciera un planteamiento común en toda Europa.

Además, para Rajoy uno de sus objetivos más importantes es la política exterior y que España asuma en Europa el protagonismo que le corresponde, contribuya a la construcción europea y a la vez defienda los intereses españoles en la Unión.

Por ello consideró, y así se lo transmitió a Merkel, que, una vez aprobado el Tratado de Lisboa, Europa debe dedicarse a los problemas reales de los ciudadanos y trabajar por la economía, la inmigración, por una buena política contra el terrorismo y la inseguridad y por una política exterior propia y común para todos.

En economía, tras destacar la mejora de la situación económica de Alemania en los últimos años, sus datos de empleo y de inflación, explicó que le llama la atención que en este país el litro de leche no llegue a 70 céntimos y en España sea un euro. "Trabajaré para que el litro de leche cueste igual que en Alemania", prometió.

Explicó que coincidió con Merkel en la necesidad de hacer reformas económicas en Europa para luchar "contra el inmovilismo, ya que el que no se mueva acaba siendo devorado por la realidad", algo que, a su juicio, ha ocurrido en España.

"Zapatero no sabe dónde está, no sabe qué hacer y ahora vemos que su política económica consiste en no hacer nada", apuntó el presidente del PP, antes de destacar que su objetivo la próxima legislatura será luchar contra las subidas de precios, contra el desempleo y por la mejora de la competitividad en España.

Por último, dijo no haber hablado con Merkel de la gran coalición alemana y, preguntado si ésta sería exportable, apuntó que en España no la ve necesaria ni conveniente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios