El PNV anuncia "un problema muy serio" si el TC paraliza su consulta

  • Los nacionalistas advierten que un freno judicial sería una "decisión política" de Zapatero y aseguran que acatarán la legalidad aunque intentarán cambiarla

El PNV advierte que no se "arrodillará" sino que "seguirá adelante" si el Tribunal Constitucional decreta la suspensión de la consulta que el lehendakari, Juan José Ibarretxe, pretende celebrar el 25 de octubre. Así lo proclamó ayer el líder de la formación nacionalista Íñigo Urkullu, quien también matizó que su partido "acatará la legalidad", aunque no le guste, pero luchará por cambiarla.

"Por mucho que recibamos amenazas, por mucho que se suspenda cautelarmente, en su caso, el ejercicio de la consulta, no vamos a arrodillarnos, seguiremos adelante con esta historia", proclamó Urkullu en declaraciones a ETB el lunes por la noche, en las que subrayó que no se está debatiendo el éxito de una iniciativa del tripartito de Vitoria, sino que "se trata de que la sociedad vasca pueda ser consultada".

Interrogado sobre los posibles pasos a dar si finalmente la Ley de Consulta sale adelante el próximo viernes en el Parlamento vasco, donde necesita los votos del PCTV, pero queda paralizada por una eventual suspensión del Constitucional, que actuaría tras un recurso presentado por el Gobierno, el presidente del PNV insistió en que su formación "cumplirá y acatará" la legalidad, aunque no le guste, pero planteará "las modificaciones necesarias de esa legalidad".

Pero para evitar llegar a este punto, algunas voces de la dirección del PNV, como su número uno en Guipúzcoa, Joseba Egibar, invocan al ya célebre "talante" de Zapatero y su "calidad democrática" ya que, apuntó, la suspensión de la consulta sería una "decisión política" del Gobierno socialista y no del Tribunal Constitucional, que incorporaría "un problema muy serio del sistema democrático español".

Egibar mostró su deseo de que Zapatero "no haga uso de las prerrogativas de suspensión de acuerdos legítimos de un Parlamento" porque, en su opinión, es "impensable" que en "nuestro entorno europeo el que un gobernante quiera impedir una consulta que se sabe que no es vinculante jurídicamente, pero que sí quiere salir de un bloqueo".

Precisamente a Europa, probablemente al Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo, es donde ya tiene pensado acudir el Gobierno vasco si el Constitucional decide paralizar su consulta para defender la iniciativa de Ibarretxe. "Si hay un recurso, la obligación del Gobierno y creo que también del Parlamento y los grupos parlamentarios es estudiar este recurso, defender nuestras posiciones y, además, hacerlo en todas las instancias, incluso europeas, que se pueda", afirmó el consejero de Justicia, Joseba Azkarraga.

El portavoz parlamentario del PP del País Vasco, Leopoldo Barreda, acusó ayer al lehendakari de "manipular el anhelo de libertad y de paz de la sociedad vasca, al pretender vincular su consulta con el final o la derrota de ETA".

La ilegalizada Batasuna se mostró ayer "muy crítica" con la consulta planteada por Ibarretxe, "principalmente" porque se limita a Euskadi y "deja de lado al resto de territorios vascos", según declararon miembros de la Mesa Nacional del País Vasco francés.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios