El PNV hará piña con CiU si decide que Zapatero dé la cara por la financiación

  • Los nacionalistas vascos son la última esperanza del PSOE para que el presidente no comparezca con carácter extraordinario en el Congreso · Bono exige lealtad a los diputados socialistas catalanes

Comentarios 7

Financiación autonómica y Presupuestos Generales van camino de convertirse en hermanos siameses. La suerte de una decantará la de los otros. Y el Gobierno aún no sabe bien cómo gestionar el problema, especialmente tras el último movimiento del PNV, que ayer, a través de su presidente en Guipúzcoa, Joseba Egibar, desveló que su destino en estos ámbitos estará unido, como sucede tradicionalmente en la vida parlamentaria española, al de CiU. En la reunión de la Diputación Permanente del Congreso de los Diputados del próximo día 20, en la que se decidirá si el presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, comparece en un Pleno extraodinario para abordar el asunto de la financiación, el PNV es además la fuerza decisiva para inclinar la balanza.

Hasta la fecha, los nacionalistas vascos eran la única esperanza del PSOE para evitar una derrota en la votación. El PP ha presentado su propia petición de comparecencia, que se une a la registrada por ICV gracias al apoyo de los dos partidos que componen su grupo parlamentario -ERC e IU- y al del Grupo Mixto. CiU anunció el martes que no se opondrá a las solicitudes de comparecencia de Zapatero, por lo que el PNV, al que a priori no le interesa el debate -el País Vasco disfruta del cupo, igual que Navarra- era la única incógnita.

"Actuaremos de la mano de los partidos catalanes, en este caso de la mano de CiU, que ha apoyado el Estatuto de Autonomía, está desarrollando un modelo de financiación y exige al PSOE que se cierre cuanto antes", advirtió ayer Egibar, despejando así la duda sobre lo que hará el PNV en la votación. Además, el dirigente nacionalista señaló que una vez "expirado" el plazo comprometido en el Estatut para llegar a un acuerdo sobre el nuevo modelo de financiación "todo el mundo está pidiendo aclaraciones o responsabilidades".

A su juicio, la palabra de Zapatero "no tiene ningún valor" porque "no cumple" y, por ello, consideró que el presidente del Gobierno se está buscando "enemigos en todas las esquinas", incluyendo a sus propios compañeros del PSC. "Al menos, en lo que se refiere a la relación con el PNV, las promesas y compromisos incumplidos constituyen el santo y seña de Zapatero", aseveró Egibar. Pese a todo, las negociaciones continúan.

El dirigente nacionalista no yerra en su análisis. La Generalitat se muestra insusualmente beligerante en las últimas semanas. Nadie distingue ya el discurso de José Montilla del que pudiera elaborar Jordi Pujol en sus tiempos. Las reivindicaciones existen y el tono es cada vez más áspero. De ahí las palabras de José Bono, presidente del Congreso, cuando ayer afirmó estar seguro de que todos los diputados catalanes rehusarán votar contra Zapatero, a quien, recordó, le deben su escaño en la Cámara Baja. "Todos los diputados socialistas saben que ha pesado más en el voto el liderazgo de Zapatero que el de cualquier dirigente regional del PSOE", añadió.

"Tengo la seguridad de que los diputados socialistas no van a votar en contra del Gobierno de Zapatero, sea cual sea la provincia por la que hayan resultado elegidos", señaló Bono durante una entrevista con Europa Press, en la que consideró que "ese convencimiento nace de la experiencia que, durante muchos años, más un siglo, ha acumulado el PSOE: nuestra fuerza es nuestra unión". Por ello, pese a las advertencias del PSC, el presidente del Congreso se mostró convencido de que "la sangre no va a llegar al río".

A juicio del presidente del Congreso "siempre ha habido tensión y polémica" en torno a la financiación porque "discutir es arañar hasta el último euro". "Esto es normal y no debe escandalizarnos". Bono recordó que el plan de financiación de Felipe González fue rechazado en el Consejo de Política Fiscal y Financiera por los presidentes socialistas de Andalucía, Extremadura y Castilla-La Mancha sin mayores consecuencias. Además, subrayó que "la Constitución puede más que cualquier otra norma".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios