Otegi sale 'provisionalmente' de la prisión de Martutene

  • El dirigente 'abertzale' tiene que enfrentarse a otras causas pendientes que podrían devolverle muy pronto a la cárcel · El PSOE reitera que no habrá diálogo

El dirigente de la ilegalizada Batasuna, Arnaldo Otegi, abandonó sobre las 7.20 ayer la prisión donostiarra de Martutene, donde se encontraba cumpliendo una pena de 15 meses de cárcel, y reiteró su apuesta por el "diálogo y la negociación" para "resolver el problema político que hay en este país".

Alrededor de las siete de la mañana, la abogada Jone Goirizelaia junto con los padres, la esposa y uno de los hijos de Arnaldo Otegi, accedieron a la prisión de Martutene para recoger al dirigente abertzale.

Otegi fue recibido en el exterior por un centenar de simpatizantes de la izquierda abertzale que coreaban gritos a favor de la amnistía para los presos vascos, entre los que se encontraban dirigentes como Tasio Erkizia, Arantza Urkaregi, Juan Mari Olano, el músico Fermin Muguruza o el ex secretario general de LAB, Rafa Díez Usabiaga, con quien se fundió en un emocionado abrazo.

Tras recibir numerosos aplausos, abrazos y saludos emocionados, Otegi realizó una breve alocución ante los numerosos medios de comunicación congregados en la salida de la prisión, en la que el dirigente abertzale envió un "personalísimo abrazo" a los "todos los compañeros" presos y otro "muy especial" a sus familiares que "ayer hoy y mañana se desplazarán kilómetros para ver a los suyos en las prisiones".

Asimismo, en el plano político señaló que, "hace 15 meses" le ingresaron en el centro penitenciario de Martutene y que "hace 15 meses, como hace muchísimos años, por desgracia hay un problema político de fondo sin resolver en este país".

"Ese problema sigue siendo real, es un problema que no se ha resuelto y considero personalmente que sólo se resolverá a través del diálogo y la negociación", vía por la que, a su juicio, "este país tiene que conocer un escenario de paz y democracia que le permita decidir su futuro y, al mismo tiempo, dentro de ese proceso, liberar a todos los presos políticos vascos".

El dirigente de la izquierda abertzale tiene, además, otras tres causas pendientes que llevan aparejadas penas que oscilan entre los 2 y los 15 años de prisión. La más grave de todas es el sumario contra los integrantes de las sucesivas mesas nacionales de Batasuna, que el juez Baltasar Garzón finalizó el pasado 1 de abril con el procesamiento de Otegi y otros 39 dirigentes de la formación. La Audiencia Nacional señalará próximamente el inicio del juicio oral, que tendrá lugar en otoño.

El vicesecretario general del PSOE, José Blanco, aseguró ante la salida de Arnaldo Otegi de prisión, que no hay ninguna posibilidad de "retomar el diálogo" y que "todas las puertas se han cerrado".

Al ser preguntado si cambia algo la salida de prisión de Arnaldo Otegi -el que fuera portavoz de Batasuna y mantuvo los contactos en nombre de la izquierda abertzale con enviados del Gobierno-, Blanco explicó que "no hay ninguna posibilidad de negociar con la izquierda abertzale, no hay ninguna posibilidad de retomar el diálogo, todas las puertas se han cerrado y la única posibilidad que tiene la izquierda abertzale es convencer a la banda terrorista ETA para que abandone definitivamente y sin marcha atrás las armas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios