Miles de personas piden en Bilbao respeto a los derechos de los presos de ETA

  • Los manifestantes corearon lemas tradicionales de la izquierda abertzale como "los presos vascos a Euskadi", "independencia" o "sin amnistía no hay paz".

Comentarios 7

Miles de personas han secundado en Bilbao la manifestación convocada por varios partidos nacionalistas vascos para exigir que se respeten los derechos de los presos de la banda terrorista ETA y el final de su dispersión.

La manifestación, que dio comienzo pasadas las 17:30, fue convocada por las formaciones nacionalistas EA, Aralar, Alternatiba, el partido vasco-francés Abertzaleen Batasuna (AB) y militantes de la izquierda abertzale y apoyada por los sindicatos ELA y LAB, después de que la Audiencia Nacional prohibiese la impulsada a la misma hora y mismo día por la asociación de familiares de presos de ETA, Etxerat.

Una hora antes del inicio de la marcha, cuya prohibición había sido solicitada por el PP y la asociación Dignidad y Justicia, el juez Ismael Moreno, de la Audiencia Nacional, dictó un auto en el que autorizaba su celebración al entender que esta convocatoria es distinta a la realizada por Etxerat y prohibida por el mismo órgano judicial.

Los partidos convocantes cedieron todo el protagonismo de la marcha a los familiares de los reclusos de la banda terrorista quienes encabezaron la marcha, con una gran banderola con su reivindicación de acercamiento de sus allegados a cárceles vascas, portaron la pancarta con el lema de la manifestación: "Dagozkien eskubideen jabe. Euskal Presoak Euskal Herrira" y leyeron el comunicado final.

Los dirigentes de las formaciones políticas y sindicales nacionalistas Pello Urizar, secretario general de EA; Patxi Zabaleta, coordinador de Aralar; Oscar Matute, fundador y líder de Alternativa, y destacados ex dirigentes de la ilegalizada Batasuna como Rufi Etxebarria, Jone Goirizelaya o Arantza Urkaregi, ocuparon un discreto segundo plano.

Los manifestantes no portaron ningún cartel con fotografías de los presos de ETA, aunque sí corearon los tradicionales lemas de la izquierda abertzale de exigencia de "presos a la calle. Amnistía para todos", "los presos vascos a Euskadi", "independencia" o "sin amnistía no hay paz".

La marcha discurrió sin incidentes a lo largo de la Gran Vía de Bilbao, vigilada por dotaciones de la Ertzaintza, tal y como había solicitado el juez Ismael Moreno de la Audiencia Nacional en el auto en el que autorizaba su celebración.

La manifestación concluyó ante el Ayuntamiento de Bilbao, donde se leyó el manifiesto de la marcha en el que se ha denunciado la política de dispersión de los reclusos de la banda terrorista, y dos bertsolaris (cantores de versos) desgranaron unas estrofas alusivas al motivo de la marcha.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios