La lucha antiterrorista Emotiva rueda de prensa en Málaga luciendo la medalla póstuma concedida al agente Juan Manuel Piñuel

Mensaje de la viuda a ETA: "Sólo sois basura, esto no quedará así"

  • La esposa del último guardia civil asesinado arremete contra los "cobardes miserables que ensucian la dignidad del pueblo vasco" · María Victoria Campos exige respeto a su intimidad

Comentarios 3

María Victoria Campos, "esposa y viuda de Juan Manuel Piñuel Villalón", tal y como se presentó ayer en rueda de prensa en Málaga, alzó su voz para mostrar su desprecio a los terroristas que asesinaron a su marido en el atentado contra la casa cuartel de Legutiano, mostrando su repudio "desde lo más hondo" de su corazón a "esos cobardes miserables que no tienen dignidad ni principios, que destruyen sin escrúpulos la vida y las ilusiones de las personas y que no saben respetar un Estado de derecho".

"No sois nadie, solo basura, un punto negro en la limpieza de un gran país y que ensucia con sus viles actos la dignidad de su pueblo vasco", añadió la viuda, que compareció apenas cuatro minutos en un hotel de Málaga ante los medios de comunicación a iniciativa propia haciendo gala de una entereza difícil de mantener en sus circunstancias. "Esto no quedará así. Los miserables que no tienen escrúpulos deben saber que luchamos para erradicar a esta lacra de asesinos", advirtió.

De luto y sin salirse del comunicado que leyó, María Victoria Campos afirmó encontrarse "en una situación que no tiene explicación y que se sale de la lógica y el entendimiento humano". También agradeció la solidaridad de los miembros de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, "ahora, por desgracia, compañeros", y tuvo palabras para el pueblo vasco, que le transmitió "toda su fuerza, toda su dignidad y toda su grandeza". Un gesto que dirigió a una comunidad a la que su marido apenas se acababa de unir. Piñuel Villalón había pedido voluntariamente el traslado desde Valencia a la casa cuartel de Legutiano hace tan sólo dos meses para, transcurridos tres años, regresar a Málaga, ya que éste sería su destino preferente.

La viuda llevaba colgada la Cruz de Oro al mérito de la Guardia Civil. "La llevo yo con todo mi orgullo porque mi marido no puede llevarla", dijo.

También tuvo palabras de agradecimiento "con mayúsculas" al apoyo de la Guardia Civil, los Príncipes de Asturias; el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y la vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, así como al del resto de autoridades, "en especial" al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, así como a sus amigos "por el calor humano". También a los compañeros de Valencia y Asturias que acudieron al funeral. "Y también a los que no pudieron ir a despedir a mi marido, Manolo", añadió.

Seria y con aspecto de estar muy cansada tras las dolorosas emociones de las últimas horas, la mujer pidió "a partir de ahora" intimidad por ella y "por el bien" de su hijo, de seis años. Su discurso acabó, casi entre lágrimas, con un "viva España, viva la Guardia Civil".

Dos representantes de la Asociación de Familiares de la Guardia Civil, Enedi Rodríguez y Nanci Lozano, señalaron ayer a Europa Press, tras la concentración convocada ante el Ayuntamiento de Gijón en repulsa por el atentado que se cobró la vida del agente Juan Manuel Piñuel, que "ETA siempre mata cobardemente". Asimismo, pidieron que los terroristas cumplan las penas íntegras e incluso que se aplique la cadena perpetua. También indicaron que ETA es "una auténtica lacra" por lo que ningún Gobierno debe dialogar con la banda. Según Rodríguez, este atentado demuestra que la banda "sigue armándose y cada vez es más fuerte".

También asistió a la concentración el padre de la asturiana Irene Fernández Perera, la guardia vivil asesinada por ETA en Sallent de Gállego (Huesca) en 2000. José Antonio Fernández dijo revivir con cada atentado lo sucedido a su hija y aseguró que aún sigue despertando de madrugada a la hora en que le llamaron para informarle del asesinato. También mostró su malestar por el "desprecio" con el que le miró el autor del atentado durante el juicio.

La presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo, Maite Pagazaurtundúa, subrayó que "la Guardia Civil ha defendido la libertades de los vascos mucho antes de que muchos vascos se dieran cuenta".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios