Mena dice que sus amenazas por el 'Estatut' reflejaban la "inquietud" de 30.000 militares

  • El Gobierno no actuará contra el ex jefe de la Fuerza Terrestre al no estar ya vinculado al Ejército

Comentarios 18

El ex jefe de la Fuerza Terrestre del Ejército José Mena Aguado, cesado tras sugerir que el Ejército podría intervenir en caso de que el Estatut rebasara la Constitución, afirmó ayer que su denuncia reflejaba la "inquietud" de los cerca de 30.000 militares bajo su mando.

Mena retomó la polémica en la presentación de su libro Militares: los límites del silencio, en el que relata los pormenores de su particular calvario y rompe, por primera vez, el silencio mantenido en los dos últimos años. El teniente general fue cesado de su cargo tras el discurso que pronunció en el acto de celebración de la Pascua Militar en 2006, en el que alertaba de las "graves consecuencias" que conllevaría la aprobación del Estatuto de Cataluña.

Mena aclaró que sus superiores ignoraban el contenido del discurso, si bien tanto su jefe como la cúpula militar del Ejército de Tierra conocían sus "opiniones" y "sentimientos" al respecto. También hizo hincapié en que aunque se dijo que sus declaraciones eran personales y aisladas, reflejaban "la inquietud y preocupación de todas las unidades que dependían de la Fuerza Terrestre". "No es que hablase con los 30.000 [hombres que tenía bajo su mando], pero hablé con todos los jefes de unidad, y en conversaciones informales en las visitas que hacía me comentaban todo este aspecto", justificó.

Mena dijo que con sus declaraciones "pretendía que la sociedad supiese el sentimiento que tenían las Fuerzas Armadas y la preocupación que sentían todos ante la aparición del proyecto del Estatuto de Cataluña, fundamentalmente en tres temas relacionados con la Nación, la lengua y la Justicia" que influían "decisivamente en la actuación y en la eficacia de las Fuerzas de Seguridad". Mena, muy crítico con la política que ha desarrollado el Gobierno, insistió en que el Estatut "ha abierto la caja de los truenos" para que las demás comunidades autónomas consigan los mismos derechos.

Tras esta nueva andanada, el coordinador de la campaña del PP, Pío García-Escudero, exigió al Gobierno que aclare "inmediatamente" qué va a hacer con el ex teniente general. El ministro de Defensa, José Antonio Alonso, replicó al recordar que Mena ya "no tiene ninguna vinculación con las Fuerzas Armadas", aunque admitió que cuando todavía era militar faltó a su deber de neutralidad ante el panorama político y a la lealtad debida al Ejecutivo central, que es "de lo peor" que puede hacer un miembro del Ejército español.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios