Málaga despide a Juan Manuel Piñuel entre muestras de dolor y mucha emoción

  • Más de medio millar de personas han acompañado esta tarde a los familiares del guardia civil Juan Manuel Piñuel Villalón, asesinado ayer por ETA en la localidad alavesa de Legutiano, en la emotiva misa funeral celebrada en el cementerio de Málaga

Más de medio millar de personas han acompañado esta tarde a los familiares del guardia civil Juan Manuel Piñuel Villalón, asesinado ayer por ETA en la localidad alavesa de Legutiano, en una emotiva misa funeral celebrada en el cementerio de Málaga, donde sus restos mortales serán incinerados.

María Victoria, la viuda del agente, llegó visiblemente afectada y acompañada de familiares y amigos a la capilla del camposanto, donde la esperaban alrededor de trescientos guardias civiles y las principales autoridades locales y autonómicas para asistir al funeral, al que no se permitió la entrada de los periodistas por deseo de la familia.

Los presidentes de Andalucía, Manuel Chaves, y de Melilla -ciudad en la que nació Juan Manuel Piñuel-, Juan José Imbroda, acompañaron a la familia junto al delegado del Gobierno en Andalucía, Juan José López Garzón, el subdelegado en Málaga, Hilario López Luna, el alcalde de la capital, Francisco de la Torre, y los líderes regionales del PP, Javier Arenas, y de IU, Diego Valderas.

Tras llegar sobre las 16.30 horas al cementerio de San Gabriel (Parcemasa) el coche fúnebre con los restos de Juan Manuel Piñuel ha sido escoltado por alrededor de 150 guardias civiles hasta que ha llegado a la puerta de la capilla central.

Mientras sonaba el himno de España y con la bandera nacional cubriéndolo, los guardias civiles han portado a hombros el féretro hasta la capilla al grito de "viva España y viva la Guardia Civil" por parte de sus compañeros allí presentes.

Casi una hora después, al finalizar la misa oficiada por el obispo de Málaga, Antonio Dorado Soto, los guardias civiles han portado de nuevo el féretro hasta la puerta de la capilla, donde un responsable del instituto armado ha entregado a su viuda, visiblemente afectada, el tricornio de su marido y la bandera de España que le ha cubierto durante todo el acto.

Los aplausos han dado paso a la interpretación del himno de la Guardia Civil y a una salva de honor, tras lo que se ha introducido de nuevo el féretro en la capilla para proceder a su incineración.

También han estado altos cargos militares como el general de Zona, Antonio Dichas, y el teniente general y jefe de las Fuerzas Terrestres de Andalucía, Virgilio Sañudo.

El presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, ha explicado a los periodistas que ha transmitido el pésame de todos los andaluces a la familia por este asesinato "tan vil, tan cruel pero al mismo tiempo tan inútil".

Para Chaves, es necesario decir una y otra vez, "aunque se haya repetido muchas veces", que los terroristas "no van a vencer nunca a la democracia" por su fortaleza y porque "la sociedad vasca no lo quiere".

Ha abogado por "la unidad de todos" contra el terrorismo, porque es "el mejor arma para vencer y erradicar esta lacra" y ha asegurado que hay fuerza, ánimo y voluntad suficiente para ello y que sólo falta "plasmar esa voluntad".

Por su parte, Javier Arenas ha lamentado que "una vez más las garras de los asesinos terroristas han destrozado una familia joven" y ha mostrado su deseo de que se recuperen los heridos porque "ya a Juan Manuel no se le puede devolver la vida".

En política antiterrorista, ha manifestado que hay que tener claro que "nunca se puede negociar con el terrorismo" y que hay que utilizar los instrumentos del Estado de derecho "para conseguir finalmente su derrota sin ofrecerles nada a cambio".

Juan Manuel Piñuel Villalón murió ayer en Legutiano al hacer explosión un coche bomba aparcado junto a la casa cuartel en la que el agente hacía guardia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios