Madrid pide a Zapatero que los trasvases no se limiten a Barcelona

  • La Asamblea madrileña secunda la solución a la sequía en Cataluña y exige al presidente que amplíe esta iniciativa "a las comunidades con escasez de agua"

El Pleno de la Asamblea de Madrid aprobó ayer, con los votos a favor del PP y en contra de los grupos de la oposición (PSOE e IU), una proposición no de ley para que el Ejecutivo regional pida al Gobierno que permita transferencias de agua a las diferentes comunidades cuando éstas lo necesiten, tal y como lo establecía el Plan Hidrológico Nacional (PHN) de 5 de julio de 2001 que aprobó el Gobierno de José María Aznar.

El PP reclama también al Gobierno que lleve a cabo las iniciativas legislativas oportunas para dar validez y eficacia al PHN derogando las modificaciones posteriores, y que se ejecuten las obras establecidas en el plan en beneficio de las comunidades para garantizar el suministro de agua. Asimismo, el escrito apoya lo que define como un cambio en la política del Gobierno central en materia de trasvases después de que éste haya autorizado el trasvase del agua sobrante de la cuenca del río Ebro a la zona metropolitana de la ciudad de Barcelona, ejecutando obras por un valor de 180 millones para construir lo que será una infraestructura de 62 kilómetros .

"La rectificación anunciada por el Gobierno socialista supone una gran noticia para todos los españoles y no debe quedar en un mero parche que soluciona puntualmente el problema de abastecimiento de agua a la zona metropolitana de Barcelona, sino que debe ampliarse a todos aquellos ámbitos territoriales que históricamente sufren situación de escasez de agua", considera el Grupo Parlamentario Popular.

A su parecer, la derogación del Plan Hidrológico Nacional "supuso un grave prejuicio para la garantía de abastecimiento a los ciudadanos de Madrid por contener actuaciones necesarias ya comprometidas por distintos gobiernos de España que fueron sensibles a esa necesidad".

La iniciativa del PP recuerda que en julio de 2001 las Cortes aprobaron dicho plan, que corregía los desequilibrios hídricos mediante la regulación de transferencias de recursos hidráulicos entre ámbitos territoriales distintos y la construcción de infraestructuras para satisfacer las demandas de agua por regiones, de manera que "se aplicara de manera global el principio de agua para todos".

El texto expone que en 2004 con la llegada del PSOE a La Moncloa se aprobó un Decreto que modificaba la Ley de 2001 que posteriormente fue refrendada por una ley en junio de 2005.

El PP afirma que con estas normas "se dejó sin contenido la ley inicial, ya que derogaba los preceptos referidos a los trasvases de cuenca y sus respectivas obras, y en especial todos aquellos elementos referidos al trasvase del Ebro, imponiendo como criterio no tocar el agua de este río a pesar de que ello significaba perder el caudal sobrante que se verterá directamente al mar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios