Kuntze y Gogeaskoetxea son los nuevos fabricantes de las bombas de ETA

  • La Policía cree que podrían estar implicados en el atentado de la T4 y el de la Casa Cuartel de Legutiano.

Aunque parece que la banda terrorista ETA no dispone de la sólida infraestructura de la que disponía hace varios años, lo cierto es que sigue teniendo capacidad de matar, en parte, porque continúa fabricando bombas. La policía apunta a los miembros veteranos Tomás Elgorriaga Kuntze o Eneko Gogeaskoetxea como los nuevos presuntos constructores de esos artefactos explosivos, después de que el pasado 1 de septiembre de 2007, los gendarmes franceses detuvieran al principal responsable de la confección de las bombas hasta ese momento, Luis Ignacio Iruretagoyena. Así, estos tres etarras podrían estar detrás de los artefactos explotados en la terminal 4 del aeropuerto de Madrid-Barajas a finales de 2006 o en la Casa Cuartel de Legutiano (Álava), en la madrugada del pasado miércoles, donde asesinaron al guardia civil Juan Manuel Piñuel. 

ETA parece haber renovado su plantilla y ahora son Elgorriaga Kuntze y Gogeaskoetxea los encargados de fabricar sus bombas, según indicaron fuentes policiales de la lucha antiterrorista. El primero es ingeniero en Telecomunicaciones por lo que podría tener extensos conocimientos sobre todo del sistema de activación de los artefactos. Asimismo, los expertos creyeron reconocer su participación en el 'manual del terrorista' que el etarra Iker Aguirre escondía en sus zapatos cuando lo detuvieron en un tren en Portbou. 

Tomás Elgorriaga fue concejal de Herri Batasuna en su localidad natal de Hondarribia (Guipúzcoa) desde 1991 y hasta 1995, y al parecer, su vinculación a ETA se remonta a hace más de 20 años. Y es que 1987 apareció por primera vez su nombre en un documento manuscrito que le fue incautado al terrorista José María Arregi Erostabe, 'Fitipaldi', aunque no fue arrestado hasta diez años más tarde, cuando la policía le acusó de colaborar con el 'comanda Araba'.

No obstante, cuando fue puesto en libertad condicional huyó a Francia donde comenzó a fabricar artefactos explosivos y además, cuando en septiembre de 2001 fue detenido en Francia Asier Oiarzabal Txapartegi 'Baltza', los Servicios de Información señalaron a Elgorriaga como su más probable sustituto. 

Por su parte, Eneko Gogeaskoetxea es considerado por la Policía como uno de los herederos de Iñaki Santesteban Goikoetxea, 'Einstein', que fue el ingeniero electrónico de ETA durante los años 90. Además, Gogeaskoetxea figura en las listas de los etarras más buscados después de que el 13 de octubre de 1997 asesinara a tiros al ertzaina Txema Aguirre, cuando éste le descubrió intentando colocar un macetero con explosivos a la entrada del Museo Guggenheim. El comando al que él pertenecía, 'Katu' intentó además asesinar a artificieros de la Ertzaintza con una bomba trampa colocada en Durango meses antes.

Elgorriaga y Gogeaskoetxea, junto a Iruretagoyena serían así los terroristas que estarían al frente de todas las innovaciones de los artefactos colocados por ETA tras el final del alto el fuego, desde la recuperación del hexógeno para ampliar el efecto devastador de la bomba de la T4 hasta la confección de amonitol.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios