Jardines y piscinas podrán llenarse en Barcelona desde el viernes

  • Llega el primer buque con agua desde Tarragona a la capital catalana

Nunca mejor dicho, como agua de mayo han caído las últimas lluvias en Barcelona. La capital catalana registró en una semana las mayores precipitaciones de toda España, lo que ha permitido a la Generalitat rebajar la fase de excepcionalidad por sequía a partir del viernes y, por ejemplo, eliminará las restricciones para industrias y regantes, y permitirá a los ciudadanos llenar piscinas.

El conseller de Medio Ambiente y Vivienda de la Generalitat, Francesc Baltasar, anunció que el viernes se abandonará la fase de excepcionalidad II para pasar a la I, en la que se encontraba desde el 4 de febrero. Esta situación implicaba restricciones para industrias y regantes e impedía a los usuarios usar agua de boca para regar jardines o llenar piscinas. "Seguimos ingresados y todavía estamos enfermos de agua, nos faltan recursos hídricos para llegar a una situación normal, nos falta casi el doble de agua", añadió.

La necesidad persiste como se puso ayer de manifiesto con la llegada al Puerto de Barcelona de un buque con 19.000 metros cúbicos de agua potable procedente de Tarragona. En total, se realizarán 60 viajes al mes, lo que implica una aportación de 1,6 hectómetros cúbicos adicionales a la red de Barcelona y Gerona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios