Interior reforzará con otros 500 policías la lucha antiterrorista

  • Rubalcaba afirma que ETA "ya ha nombrado" al relevo de su cúpula desarticulada en Burdeos · Los gobiernos de Madrid y Vitoria se niegan a doblar la escolta de los jueces que trabajan en el País Vasco

El Ministerio del Interior destinará 500 agentes más a combatir el terrorismo internacional y el de ETA, una banda terrorista que según el ministro Alfredo Pérez Rubalcaba cuenta con una nueva cúpula tras la detención la semana pasada en Francia de su presunto número uno, Francisco Javier López Peña, Thierry.

Rubalcaba subrayó que el jefe etarra tenía "ascendencia" en la banda terrorista por su "veteranía y radicalidad" y que su detención, junto con sus compañeros del aparato político, Ohaine Ozaeta, Jon Salaberria e Igor Suberbiola, "debilita" a la organización armada. El ministro reconoció que la detención de Thierry "no es el fin" de la banda ya que, recordó, la organización terrorista sustituye su cúpula de forma inmediata y, de hecho, "ya la ha nombrado".

Rubalcaba hizo estas declaraciones ante la comisión de Interior del Congreso, en una intervención que inició con un recuerdo y homenaje a la última víctima de ETA, el guardia civil Juan Manuel Piñuel. Como era de esperar, la lucha antiterrorista centró la parte fundamental de la comparecencia. "Nos pueden hacer daño todavía pero todos sabemos, también ETA, que su final está escrito, que no alcanzarán ninguno de sus objetivos con la violencia. ETA está hoy mas débil que nunca, las últimas detenciones debilitan aún más a ETA", enfatizó el titular de Interior.

El portavoz del PP, Ignacio Cosidó, en una intervención de guante blanco, acusó a Rubalcaba de tener un "déficit de credibilidad" ya que dudó que quien ha "pilotado" la negociación con ETA puede liderar la política de su "derrota".

La diputada de UPyD, Rosa Díez, discrepó de Rubalcaba del análisis de que "ETA está más débil que nunca" porque, a su juicio, la debilidad no depende sólo del número de comandos ni de su duración ya que, dijo, hace cinco años la banda estaba "a punto de extinguirse y fuera de la instituciones". "Y hoy está dentro porque ustedes le han dejado entrar", afirmó Díez.

El aumento de efectivos en la lucha antiterrorista no llega a los jueces, pese a sus insistentes demandas. Representantes de Interior de los gobiernos central y vasco dieron un nuevo no a los magistrados que desarrollan sus funciones en el País Vasco, en una reunión mantenida hace unas semanas. Los profesionales de la judicatura pedían aumentar su seguridad redoblándola con dos escoltas y un vehículo para cada juez, ya que actualmente sólo cuentan con un guardaespaldas, medida que no se ha modificado desde 2001.

El juez decano de Bilbao, Alfonso González Guija, defendió ayer las reclamaciones del gremio. La reivindicación de la Sala de Gobierno del Alto Tribunal vasco "sigue siendo que se establezca un estándar que consideramos más ajustado al actual, que es el estándar mínimo de seguridad", señaló a este respecto, aunque de momento "la respuesta de la Administración es que no es posible". No obstante, consideró que pese a la amenaza terrorista "los compañeros de Euskadi están haciendo una labor, trabajando mucho y bien".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios